lunes, 17 de septiembre de 2007

Tomás Segovia: El extraordinario equilibrio de la mañana



----


F I E S T A


----


Estos ratos que son mi fiesta tan secreta

En la gran paz azul del mundo

Con un poco de brisa zalamera

Y en la promiscuidad gozosa

De la fiel lentitud y el fiel silencio

Suceden en un tiempo sin fractura

Siempre uno y el mismo

Y que me espera siempre afuera

Detrás de las paredes del otro tiempo mío

Perentorio y perdido en su pedazos

Como me esperaría un gran amor secreto.

Tomás Segovia, febrero 2007

ONCE POETAS CRITICOS EN MADRID, el 21 de septiembre

---
A apagar las estrellas
WILLIAMS CARLOS WILLIAMS

SEAMOS REALISTAS

En este sitio
nadie cuenta
estrellas
por la noche.

DAVID GONZALEZ (poeta y activista cultural y político)
--



---------- Poética

Decir con responsabilidad cívica y generosidad,
decir desde la conciencia del mundo en que vivimos,
desde el conflicto, desde la herida del vivir,
desde lo que nos une y conmueve.
Intentar escribir con belleza, amor y valentía.
Escribir para sentirnos menos lejos,
para sabernos mejor.

José Mª Gómez (poeta y miembro de la Palabra Itinerante)





"yo quiero oír
el alarido de la mariposa…"

Enrique FALCON (poeta y humanista valenciano)


-


-


-





" Umbral negado de lo visto:
trayecto de sol movedizo
siempre en mitad de la tarea."

Antonio MENDEZ RUBIO (poeta y ensayista)
-
-
-
-

María Emilia Cornejo: joven poeta peruana en la frontera




-
-
-
-
-


SOY LA MUCHACHA MALA DE LA HISTORIA

-
-

Soy La muchacha mala de la historia
La que fornicó con tres hombres
Y le sacó cuernos a su marido.
Soy la mujer
Que lo engaño cotidianamente
Por un miserable plato de lentejas,
La que le quitó lentamente su ropaje de bondad
Hasta convertirlo en una piedra
Negra y esteril
Soy la mujer que lo castró
Con infinitos gestos de ternura
Y gemidos falsos en la cama
-
Soy La muchacha mala de la historia.


Mª Emilia Cornejo


-

-

-
Semblanza

(extractado de educared.edu.pe/estudiantes/literatura/cornejo1.htm)

María Emilia Cornejo tenía 23 años en 1972 cuando se suicidó. Pocos sabían que era poeta, salvo quienes la conocían de cerca, alumnos y profesores de la Universidad de San Marcos. En su corta vida, en los pocos poemas que logró escribir, dio un vuelco a la poesía peruana escrita por mujeres. Es cierto que existe una tradición de mujeres que escribe poesía en el siglo XX, principalmente en los años veinte Magda Portal y, desde los años cincuenta, Blanca Varela. Y es verdad también que la poesía en manos de esas escritoras, y de unas pocas más como Carmen Ollé ahora o Rocío Silva Santisteban, es una escritura que sin proclamarse necesariamente feminista, reclama con fuerza el derecho de la mujer de tener un lugar importante en la sociedad. Pero es verdad también que la mayor porción de la poesía escrita por mujeres en todo el siglo XX ha sido una poesía edulcorada, repetitiva, poco creativa. María Emilia Cornejo tuvo, en este marco, el efecto de un rayo. Su poesía, cuando se difundió en los ochenta, pareció chocante. Y lo era porque se atrevía a trastocar los roles en la sociedad patriarcal, porque abordaba la inconveniente, y, hasta cierto punto, lo prohibido. Ese libro suyo, A la mitad del camino recorrido (1986), espasmódico, violento, balbuceante a ratos, era algo que no se había visto en décadas de poesía peruana. María Emilia Cornejo, "la muchacha mala de la historia", como dice uno de sus textos se ha convertido en la poeta paradigmática, de la segunda mitad del siglo XX.

Por Marco Martos

Jorge Boccanera:


-
-
-
-


Hay que incendiar a la poesía

y cantar luego

con las cenizas útiles.


-
-


Jorge Boccanera, del oficio del poeta. 1979

(Poeta y periodista. Bahía Blanca, Argentina, 1952)

JORGE TEILLIER: Hacia ese lar poético común

-
En el prólogo al libro Muertes y maravillas, sostiene:

"no importa ser buen o mal poeta, escribir buenos o malos versos, sino transformarse en poeta, superar la avería de lo cotidiano, luchar contra el universo que se deshace, no aceptar los valores que no sean poéticos, seguir escuchando el ruiseñor de Keats, que da alegría para siempre. De qué le vale escribir versos a tanto personaje resentido, encerrado en una oscuridad sin puerta de escape, que vemos deambular por el mundo literario"

Jorge Tellier
-

BORGES: la simple alusión al lector inteligente

-
-



---


Cuando escribo no pienso en el lector (porque el lector es un personaje imaginario) ni pienso en mí (quizá porque yo también soy un personaje imaginario), sino que pienso en lo que quiero transmitir y hago cuanto puedo para no malograrlo. Cuando yo era joven creía en la expresión. Había leído a Croce, y la lectura de Croce no me hizo ningún bien. Yo quería expresarlo todo. Pensaba, por ejemplo,que, si necesitaba un atardecer, podía encontrar la palabra exacta para un atardecer; o mejor, la metáfora más sorprendente. Ahora he llegado a la conclusión (y esta conclusión puede parecer triste) de que ya no creo en la expresión. Sólo creo en la alusión. Después de todo, ¿Qué son las palabras? . Las palabras son símbolos para recuerdos compartidos. Si yo uso una palabra, ustedes deben tener alguna experiencia de lo que representa esa palabra. Si no, la palabra no significará nada para ustedes. Pienso que sólo podemos aludir, sólo podemos intentar que el lector imagine. Al lector, si es lo bastante despierto, puede bastarle nuestra simple alusión.


Fragmento extractado del 'Credo del poeta' del libro "Arte poética. Seis conferencias" de Jorge Luis Borges. Editorial Crítica. Colección Letras de la humanidad.