lunes, 15 de septiembre de 2008

DAVID FOSTER WALLACE: Se suicida el escritor del hondo malestar antisistema

----

Ese ruido de algo blando que cae. El susurro suave del papel. Los pequeños gruñidos involuntarios. La imagen singular de un anciano ante el inodoro de la pared, la manera en que se coloca allí, asienta los pies, apunta y deja escapar un suspiro intemporal del que uno sabe que no es consciente. Aquel era su ambiente. Estaba allí seis días por semana. Los sábados doblaba turno. Esa sensación irritante que produce la orina mezclada con el agua. El susurro invisible de los periódicos sobre los muslos desnudos. Los olores.
---

David Foster Wallace
Entrevistas breves con hombres repulsivos,
Mondadori


----



Obituario



David Foster Wallace, de 46 años de edad, el mejor cronista del malestar de la sociedad norteamericana en la época a caballo entre los siglos XX y XXI, apareció ahorcado en su domicilio de Claremont, California, el viernes, 12 de septiembre, por la noche. El cuerpo fue descubierto por la esposa del escritor, Karen Green, que inmediatamente se puso en contacto con la Policía Local. La noticia se hizo pública 24 horas después, y ha causado una fuerte conmoción en la comunidad literaria estadounidense, que se debate entre la consternación y la incredulidad.


(Extractado de El País, 15-09-2008)




------

------




A David F. Wallace


Lamentablemente, se apagó una luz. Otra vez.
Una bajo el espectro de lo real
se colgó en su casa
hasta que la gravedad asfixió su fragilidad e ira.

Ni las sillas
Ni la mesa
se movieron para salvar la claridad.

El zumbido de una televisión de pantalla gris
fué el único sonido
que se acompasó a su agonía.

¿cómo creen que amanecerá hoy?
¿alguien advertirá en la mañana, tan blanca y
sucia a la vez, alguién sentirá
la ausencia?

Hoy murió una luz. Lentamente, desde años ha.
No se ha de ver distinto
porque nadie lee sino con luz alquilada
por las grandes compañías.
-------------------- ¿no me creen?.

Ojalá dentro de un año puedan decirme lo mismo
---------------------------- a la cara,
ojalá que sea con una luz que no existe.

Víktor Gómez