viernes, 6 de junio de 2008

ROBERTO BOLAÑO: La otra poesía chilena

Siempre recuerdo una frase de Cortázar: es preferible ser un suicida que ser un zombi. No me atrae nada del suicidio. Pero reconozco en él la libertad soberana, la posibilidad de ser uno mismo quien escriba o intente escribir la última línea. Por supuesto, me refiero al suicida, no al asesino. No me inspira ningún respeto Hitler pegándose un tiro, ni los pobres jóvenes cargados de explosivos que se hacen estallar a las puertas de una sinagoga. Salvador Allende o Gabriel Ferrater, que dijo que vivir más allá de los cincuenta años no tenía sentido, y cuando cumplió cincuenta se suicidó. O Rodrigo Lira, el mejor poeta chileno de mi generación, que algunos dicen que se suicidó para protestar contra la subida del pan. Todos esos suicidios empedoclianos, que dejan preguntas pero que también dejan muchas respuestas, sólo que no las sabemos leer.
Roberto Bolaño.

(extraido de una entrevista en la revista Clarín, 2002)






¿Usted es chileno, español o mexicano?

-Soy latinoamericano.

¿Qué es la patria para usted?
-Lamento darte una respuesta más bien cursi. Mi única patria son mis dos hijos, Lautaro y Alexandra. Y tal vez, pero en segundo plano, algunos instantes, algunas calles, algunos rostros o escenas o libros que están dentro de mí y que algún día olvidaré, que es lo mejor que uno puede hacer con la patria.

¿Qué es la literatura chilena?
-Probablemente las pesadillas del poeta más resentido y gris y acaso el más cobarde de los poetas chilenos: Carlos Pezoa Véliz, muerto a principios del siglo XX, y autor de sólo dos poemas memorables, pero, eso sí, verdaderamente memorables, y que nos sigue soñando y sufriendo. Es posible que Pezoa Véliz aún no haya muerto y esté agonizando y que su último minuto sea un minuto bastante largo, ¿no?, y todos estemos dentro de él. O al menos que todos los chilenos estemos dentro de él.


(.... / .... /.... )

¿El mundo tiene remedio?
-El mundo está vivo y nada vivo tiene remedio y ésa es nuestra suerte.

¿Usted tiene esperanzas, en qué, en quiénes?

-Mi querida Maristain, vuelve usted a empujarme a los potreros de la cursilería, que son mis potreros natales. Yo tengo esperanza en los niños. En los niños y en los guerreros. En los niños que follan como niños y en los guerreros que combaten como valientes. ¿Por qué? Me remito a la lápida de Borges, como diría el ínclito Gervasio Montenegro, de la Academia (como Pérez Reverte, fíjese usted) y no hablemos más de este asunto.

(extracto de la entrevista que le realizara Mónica Maristain a Bolaño y publicada en Club de Lectura intitulada "Confesiones de un detective salvage")




-----


LOS ARTILLEROS

En este poema los artilleros están juntos.
Blancos sus rotros, las manos
entrelazando sus cuerpos o en los bolsillos.
Algunos tienen los ojos cerrados o miran al suelo.
Los otros te consideran.
Ojos que el tiempo ha vaciado. Vuelven
hacia ellos después de este intervalo.
El reencuentro sólo les devuelve
la certidumbre de su unión.
------
-----
Roberto Bolaño
-----
(Los perros románticos. Ed. Acantilado.)

Si se quiere, compleméntese la lectura aquí:

http://blogs.que.es/http-viktorgomez-que-es-/2008/6/7/roberto-bolano-poema-verdadero-y-anecdota-epistolar-

EDUARDO GALEANO recordando a ROQUE DALTON

-----
------


COMO LA SIEMPREVIVA

Mi poesía
es como la siempreviva
paga su precio
a la existencia
en término de asperidad.

Entre las piedras y el fuego,
frente a la tempestad
o en medio de la sequía,
por sobre las banderas
del odio necesario
y el hermosísimo empuje
de la cólera,
la flor de mi poesía busca siempre
el aire,
el humus,
la savia,
el sol,
de la ternura.

Roque Dalton





"Roque Dalton, alumno de Miguel Mármol en las artes de la resurrección, se salvó dos veces de morir fusilado. Una vez se salvó porque cayó el gobierno y otra vez se salvó porque cayó la pared, gracias a un oportuno terremoto. También se salvó de los torturadores, que lo dejaron maltrecho pero vivo, y de los policías que lo corrieron a balazos.

Y se salvó de los hinchas de fútbol que lo corrieron a pedradas, y se salvó de las furias de una chancha recién parida y de numerosos maridos sedientos de venganza.
Poeta hondo y jodón, Roque prefería tomarse el pelo a tomarse en serio, y así se salvó de la grandilocuencia y de la solemnidad y de otras enfermedades que gravemente aquejan a la poesía política latinoamericana. No se salva de sus compañeros. Son sus propios compañeros quienes condenan a Roque por delito de discrepancia. De al lado tenía que venir esta bala, la única capaz de encontrarlo."

Eduardo Galeano

-----
-----

Extraído de la página de TRAFICANTES DE SUEÑOS, una de las editoriales fundamentales de nuestro panorama peninsular:


http://www.traficantes.net/index.php/trafis/libreria/textos/b_roque_dalton_b_poeta_y_revolucionario_salvadoreno

----

Para visitar o contactar:

Embajadores 35, Local 6 Barrio Lavapiés CP 28012 Ciudad: Madrid (España)

Correo electrónico:

libreria@traficantes.net
distribuidora@traficantes.net
editorial@traficantes