viernes, 28 de noviembre de 2014

QUINUA Y HAMBRE, de VÍKTOR GÓMEZ


.
.
.

Traigo de nuevo a la red, un poemita rabioso del 2011, en virtud de unos artículos de prensa que advertían de otro acoso más de las multinacionales y los países enriquecidos a las comunidades agrícolas, en este caso, andinas. Entonces no era aún fácil ver la quinua en nuestros supermercados, restaurantes, hogares. Hoy, tres años y medio después, se va generalizando el uso de este valioso cereal. Así que conviene refrescar un poco el asunto, ampliando el espectro de análisis y deliberación sobre cómo se manejan a nivel internacional el "trafico" o trapicheo alimenticio. Es exigible que la producción y distribución de la quinua vuelva a ser gestionada por los campesinos andinos y no por las industrias extranjeras con su desmesurado afán de lucro y su irresponsable intervención social.


.















desarmó La Paz

Mercado de Batallas

niños sin quinua (*)



la NASA hambres cultiva


ralos soles por ángeles

.
.
.

Víktor Gómez
(Nuevas trazas del calígrafo zurdo)
.
.



.
.











Quinua es un alimento básico de las comunidades andinas, altamente energético y hasta hace poco tiempo, al ser de consumo local, accesible a las poblaciones rurales. El reciente interés yanki, de La NASA y otras organizaciones, así como de países como Francia o Italia ha multiplicado su precio, haciéndolo inaccesible a los bolivianos. Consecuencia de ello es la sustitución por fideos y otros productos que no bastan para la nutrición, afectando de manera importante a los niños de la zona. La desnutrición infantil y la impotencia de los padres ante este fenómeno no deja de manifestar que las prácticas de Globoimperalismo, por más que se disfracen de mestizaje son un avasallamiento de las economías fuertes sobre las debilitadas. La Paz, es la capital de Bolivia, y juega en este texto un perverso abanico de sugerencias, al situarse paralelamente a "mercados de Batallas" cuyo nombre bélico podría inducir a pensar en varias líneas en esa Cuarta Guerra Mundial, o mejor dicho, mundializada, que ejercen hoy las multinacionales contra los pobres o empobrecidos. A su vez, tenemos que para tocar el cielo, para asumir ese progreso tan deseado por el neoliberalismo y cuyo exponente más espectacular es la carrera hacia las estrellas comenzada en la Tercera Guerra Mundial (aquella que se escondía con el eufemismo de Guerra Fría y que fue ardorosamente genocida tanto por el Gulag como por las maniobras de la CIA, El ejercito USA y otros cómplices en las interferencias y maniobras por las Américas, Oriente Medio y Africa) que lidera claramente La NASA justificamos el hambre o la miseria en zonas que expoliar por sus minerales o cultivos (pensemos en el coltán o la kasiterita de el Congo, Ruanda, etc.,) . Lo lejano e inmenso fascina y preocupa(¿?) pero no somos capaces de atender y cuidar lo cercano, de proteger del daño sistemático a los pueblos más desfavorecidos por las políticas del capitalismo tardío. No entra dentro de la lógica de mercado (eufemismo para referirnos a personas con nombre y dirección postal y de una gran entidad, que diría Brecht, que determinan cuales son sus prioridades y los medios y modos de ejecutarlas)
.
Así, nos venden ralos soles por ángeles, basura por belleza, dinero por cuerpos, codeína por lucidez, apaciguamiento por paz, mangoneo por justicia.
.
.
Víktor Gómez

Valencia, marzo, 2011



jueves, 27 de noviembre de 2014

INÉDITOS (III) de Víktor Gómez





























yo nací en la gran capital. a los dos años y medio renací en una cuidad de provincias, costera y luminosa, antigua. hoy entiendo que no vivo en la ciudad sino en los afectos, la memoria y el lenguaje no domesticado. un barrio muy pequeño: un inagotable universo. un queso gruyere. lo rizomático. es ese ahora y ahí en su inexpugnable concentración y belleza el no-lugar desde el que es posible leer el mundo en el corazón de una oruga o besar el vuelo de la polilla. vivir o escribir, ser caligrafía o humo de hoja prendida, tiza o talco, ser hebilla, botón, alfiler, pompa de jabón, cucharilla, aceite, marcapáginas, rulo, ser ella, tú, nadie, aquel, todo eso es verdad ahora, en mi vida y su libre espacio, ante los ojos de la humildad y el calor de la hereje locura en la frontera de la música y el azar de los cuerpos que se aman. en este no-lugar ni censores ni amos ni jueces ni lacayos ni bufones ni prostituidos ni un catecismo ni un reformatorio ni un manicomio ni un cuartel militar, ni un centavo ni una corona. sólo ese azar de lo amado en el desorden del caos nutritivo, sólo las heridas sanadas en la efervescencia del sueño, en la morosa rozadura del disenso y la cópula, en las imprevisibles danzas y en los ineludibles abrazos, en la trinchera y en la revuelta, también en lo común y en lo calmo. yo no vivo en una ciudad, sino en la fiebre del tú, en la extranjería radical del poeta, en ese pobre y sombrío Jardín de los huérfanos emancipados. no hay recompensa, éxito o fracaso, no hay medición, impuesto o prebenda, ni mucho menos moraleja. de morar este ahora, constatar su ahí, asumirlo, cuidarlo, como un secreto desvelado en lo inútil y llano del diario consistir. de morar ese imposible ahora, es este mediodía y su ronroneo... la salud de los vínculos -de (nos)otros, el hogar.


Víktor Gómez

De "Otro decir por decir"





sábado, 22 de noviembre de 2014

OTRO AÑO DEL MUNDO, de Pilar Martín Gila

El jueves 20 de noviembre se presentó en Librería Primado: “Otro año del mundo”, de Pilar Martín Gila. El libro está publicado por Ediciones La Palma, dentro de la colección Eme que dirige Nuria Ruiz de Viñaspre. En la presentación acompañan a la autora el poeta Víktor Gómez y la la improvisadora musical Chefa Alonso con su saxofón y percusión menuda.

Sobre el libro, en el blog de la editorial podemos leer:

Un padre cabalga de noche con su hijo en los brazos. Esta historia que cuenta J. W. Goethe en su Der Erlkönig inspira la primera parte del poemario “Otro año del mundo”, de Pilar Martín Gila. Es el mundo aún lleno de indicios y de presentimientos. Sin embargo, la segunda parte nos pone ante un amanecer que no acaba de llegar, una luz que no disipa nuestros miedos y tampoco ayuda a distinguirlos, un viaje que no consigue emprenderse. En algún momento de nuestra historia, hemos roto el vínculo que anudaba los signos y los significados, y desde entonces nos rodea la melancolía en el umbral un mundo desconocido e inexplorable. Los que despiertan más tarde piensan en sus caballos erguidos frente al agua, y tal vez por eso creen durante un momento que hay un sitio para cada uso, que hay un uso para cada tiempo, que hay un tiempo para cada sueño. No ha sido suficiente.



Pilar Martín Gila es autora de los libros Para no morir ahora, Demonios y leyes y Ordet, así como de otros trabajos literarios de narrativa y poesía aparecidos en diversas publicaciones o inéditos. Ejerce la crítica literaria para diferentes medios como Nayagua, Culturamas, Quimera... También ha colaborado en el diario argentino Clarín, La Modificación, El Crítico… Actualmente dirige el programa de creaciones radiofónicas Doble fondo en Radio Círculo (Madrid). En su interés por el vínculo entre poesía y música, ha colaborado en diversas obras del compositor Sergio Blardony interpretadas en numerosos ciclos y festivales. También trabaja en ocasiones con la improvisadora musical Chefa Alonso. Actualmente es presidenta y responsable del área de creación de IFIDMA.
der geerdete Himmel
siegt.
Paul Celan

Pilar Martín Gila, quizá sea una de las pocas voces que recoge el encargo de Walter Benjamín de "captar la elocuencia de lo silenciado", de avivar el espíritu trágico ya no desde el concepto clásico que abordara Nietzsche, sino con un sentido histórico y más allá del Trauerspiel alemán (juego de duelo), actualizando la tragedia en esta modernidad antitética y reaccionaria que la niega, negándonos así todo posible esperanza. Contra la vigente y persistente injusticia "la infinitud en la ausencia de la esperanza" se mueve y avanza, canta e insiste, delira y sueña y salta el poema largo, la gran cabalgada de "Otro año en el mundo". Y será esta tarde junto al magnífico poemario "GPS" de Agustín Calvo Galán, que nos presentará la poeta María Ángeles Lence, el factor que posibilite lo inextricable del encuentro entre la poesía y la vida.
Quizás así, por ahí, desde esa ahoridad que une lo ocultado y lo por librarse y liberar, quizás en ese sí "el cielo conectado a la tierra, vence" que expusiera Paul Celan en un poema del periodo de Parte de nieve, publicado póstumamente. 

El libro viene signado por el  trabajo del escritor José Luis Gómez Toré —traductor de la balada de Goethe, “Der Erlkönig”, que figura en el poemario— pues este es el punto de origen, es decir, el destino, al que nos lleva "Otro año en el mundo".


Víktor Gómez Valentinos


jueves, 20 de noviembre de 2014

INÉDITOS (II) de Víktor Gómez






















la infancia curva

la senectud lacia

—entre las ramas,


pardillo, cantaras.



Víktor Gómez
De "Otro decir por decir"

sábado, 15 de noviembre de 2014

INÉDITOS (I) de Víktor Gómez Noviembre 2014

.
.


























¿cómo deponer las armas,
aún con el fuego cruzado,
humo y refriegas, gritos
y caos en el mediodía?



diezmados, exhaustos,
sombríos vamos agrupándonos
en un roto círculo de horror.
no puedo dejar que nos salven.


desnudo, empuño el último lirio
blanco, y con sólo cuatro leales
embisto a la horda de infames.


doce a uno, caen tres hermanos,
yo voy recogiendo sus capullos,
rosa, magnolia, lis... y despierto:


mi cama está cubierta de lodo.
mi cuerpo bañado en lunes laborable.


Víktor Gómez


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Novedad editorial: NOCTURNO INSECTO, de BEATRIZ RUSSO. Presentación en Madrid



Lectura: Los huecos de la lluvia, de Beatriz Russo from Conocer al Autor on Vimeo.

Beatriz Russo presenta su nuevo libro de poemas, Nocturno insecto. La autora será presentada por Miguel Losada.
Del universo de Ophelia en La prisión delicada (Calambur, 2007) aún permanecen en pie los barrotes, pero además, en el interior de aquella jaula han ido creciendo, como una metáfora exquisita de la vida, todos los insectos que -a modo de fantasmas particulares e intransferibles-, adornan y transitan por el imaginario de la autora.
 
Nocturno insecto es un fascinante ejercicio de introspección a caballo entre lo onírico y lo metafísico, un poemario que transita por el arriesgado filo del dolor y la pasión, del subconsciente febril anegado de derrotas a la tensa quietud de los relojes dormidos; de la transformación, en definitiva, de la larva en pluma, de la crisálida en pájaro de luz que se reencuentra y transforma en la niña de la infancia, la portadora de las llaves de la jaula.
 
Entrada libre hasta completar aforo




Presentación de Nocturno insecto (Ediciones Tigres de Papel, Colección "Bengala"), el esperado nuevo poemario de la escritora madrileña Beatriz Russo.


Viernes 14 de noviembre de 2014, 19:00 hrs.
Casa del Lector (Sala 4/9); Paseo de la Chopera n° 10, Madrid.


Participantes:

Miguel Losada, presentador.
Beatriz Russo, autora del libro.




martes, 11 de noviembre de 2014

CARLOS ORDOÑEZ: DISTURBIO EN EL DISTRITO 119 DE HERÁCLITO












infancia





Pies desnudos, miradas dilatadas, sombras impasibles en la debilidad, manos palpando lo profundo.

El tiempo pesa como alas de albatros sobre antiguos navíos. La soledad es un pájaro absorto sobre el esqueleto del árbol; el silencio, una pluma en el agua detenida; el corazón, un nudo de cierzo y raíces en la copa de un ciprés encendido. Día a día una fiesta de reptiles tritura a sus crías: verde sangre, ojos afilados, dúctiles guillotinas.

Todo se llena del interior de las cosas, de la emanación de sus formas contenidas: las tejas, que fingían inocencia y protección, resultan extraños escombros, ciertas formas de animales en vigilia, tiernos cuerpos envueltos en sudarios. Los espejos multiplican luminosamente sus laberintos, las escaleras repiten el crujido del peldaño quebrado. Los pasillos, los patios, los refugios, los lugares comunes, los cubiertos y los cuchillos que cortaron el muslo de un ave, las puertas (los misterios, las preguntas), todo resulta una amenaza rotunda.

Nada duerme. El mundo es un indicio. Un caballo derrumba los muros de la noche, por las alamedas resuena el gañido de los goznes, sufren a ciegas los hombres, heridos de luz.



CARLOS ORDOÑEZ (Honduras, 1983)