jueves, 17 de marzo de 2011

OTRO DECIR POR DECIR, apuntes contra una casa en ruinas

-
-
-
-
Mañana 18 de marzo en Sevilla, en La Fuga Librerías, ciclo Cercanías, alas 21 h y pasado mañana 19 de marzo en Cadiz, en el Local Social Autogestionado El Temporal, a las 20 h leeremos y dialogaremos con los asistentes Laura Giordani, Arturo Borra y Víktor Gómez (yo mismamente) y venía pensando estos días en las dificultades sobre la consciencia del porqué y para qué y cómo escribir eso que llamamos poesía y que se parece hoy más al cajón de un sastre un poco desastre (como yo mismamente) que a un lugar definible, acotable, agenciable.
.
Ea, pues aquí dejo dos nosequé que quedan balbuciendo, dos improntas que fueron al cajón del desastre que empieza a ser Otro decir por decir. Valgan como aproximaciones intuitivas, casi certidumbres, de por donde podrían ir mis intentos en esto de la poética, o sea, de mi manera de estar en el ahora, mundo y literatura, con sus conflictos externos, internos y con su poca predisposición a aclarar un poco el presente, menos aún a conciliar contrarios para una sostenibilidad asumible por todos, no sólo por los enriquecidos, no tanto para los encarcelados en la fábula o los estrellados en el éxito de la mercadotecnia como quizá para los insomnes y náufragos o los sin (des)aliento. Una botella lanzada al mar, tan solo.

.
.

V. G.
-
-
P.D.: Gracias, Carmen Camacho, Juan Antonio Bermúdez, Miguel Ángel García Argüez y David F. Monthiel
-
-
-
-




-
-
-
-
-

la poesía es injustificable, ¿no lo es acaso la justicia?, la belleza tampoco rinde verdad sino fracturas del mirar, división y ruinas cuando no quedas cercado en su esplendor. apalabrar entonces el cómo decir, antes que una urgencia es hurgar en la llaga.


-
-
-

-
-
-
-
-

entre el habla y la impotencia del lenguaje por recuperar el vaciado del mundo –cunetas, zanjas, fosos−------ en donde se dispersó la pérdida, fastos de la rapiña, del olvido la fruta podrida, entre la palabra sin cuerpo, la voz sin órganos y las cosas como fueron antes de ser negadas por la historia o la pantalla, por ese entre cómo decir la inutilidad de lo frágil resistiendo, residiendo en la esperancita con su imposible −inasumible callarse− cita entre ustedes y nosotros, a ambos márgenes de la pantomima, el desdén, la des-vergüenza, se sigue la Marcha, común a tantos desplazados, un regreso al corazón nudo, al primer abrazo entre extranjero(s). Una deuda de gratitud y más, una deuda real con lo insufrible.

-
-
-
-
Otro decir por decir, apuntes contra una casa en ruinas
Una carpeta dónde van cayendo ocurrencias, reflexiones, dudas, propuestas o intuiciones, al hilo del diario ejercicio de vivir, leer, con-versar.
-
-
Víktor Gómez
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-