domingo, 2 de octubre de 2011

LOS MERCADOS FINANCIEROS: LA BOLSA O LA VIDA. SOL 15-M. JORGEGE RIECHMANN

.
.
.
No dejes nunca de desconfiar de las instituciones

No dejes nunca de confiar en las personas

No dejes nunca de confiar
en que las personas
crearán instituciones
en las que quizá podrás dejar de desconfiar

No dejes nunca de desconfiar
en que el triste proceso
por el cual las instituciones
cambian a las personas tristemente
pueda ser cambiado

No dejes nunca de confiar en las personas

No dejes nunca de desconfiar de las instituciones.
.
Jorge Riechmann
 .
.
.



Guiomar y Jorge, del grupo de "economía" de Sol (15-M), explican  como funcionan la bolsa y los paraísos fiscales.
 .
.

y sobre el 15-M...
.
.

JORGE RIECHMANN Y EL MOVIMIENTO 15M 
.
.

Ya conocerán ustedes el viejo chiste –se ha recordado muchas veces— sobre los dos oficiales centroeuropeos en la primera guerra mundial. El alemán le dice al austriaco: la situación es seria, pero no desesperada. El austriaco le responde al alemán: la situación es desesperada, pero no es seria.
Hoy, nuestra situación es a la vez seria y desesperada. Incluso el más somero examen a los ámbitos de lo ecológico, lo social, lo económico, lo energético, lo político, confirmaría la grave aseveración anterior.
Si ha de haber una salida a esta situación seria y desesperada, caminos hacia sociedades sostenibles, libres y justas, son los que indican los acampados en la madrileña Puerta del Sol, en la barcelonesa Plaza de Cataluña y en otras muchas plazas españolas.

Una política más allá de la falsa representación; una economía más allá de la plutocracia financiera y los mercados oligopólicos; una cultura más allá del marketing; un abastecimiento energético más allá de los combustibles fósiles y el uranio fisible; una sociedad que haga las paces con la naturaleza; una vida vivible.

Libertad e igualdad son los valores básicos que está defendiendo con vigor el Movimiento del 15 de Mayo. La fraternidad/ solidaridad está también ahí, a partir de sus niveles más básicos: el redescubrimiento de la alegría de hacer cosas juntos, participar juntos, deliberar juntos, crear juntos, construir comunidad juntos.

El 15M es un grito, una intensa llamada de atención que las anestesiadas mayorías sociales de nuestros países harían mal en desoír. Entre las muchas cosas valiosas que nos dice ese grito, quiero llamar la atención sobre dos. La primera es su potencial de romper la letal ilusión de normalidad que todavía domina muchas conciencias: no estamos viviendo tiempos históricos “normales” (sea lo que fuere lo que la “normalidad” histórica pueda significar), sino excepcionales. La segunda es la fuerza con que ese grito nos espeta: estáis viviendo mal, estamos todos viviendo mal. Hemos de vivir de otra manera.

En Grecia también se ha acampado estos días, en la plaza de Síntagma. La “Primera resolucion de la asamblea general” allí radicada comienza así:

“Desde hace mucho tiempo se toman decisiones para nosotros pero sin nosotros. Somos trabajadores, parados, jubilados, jóvenes que hemos venido a la Plazade Síntagma (Plaza de la Constitución) para luchar por nuestras vidas y por nuestro futuro. Estamos aquí porque sabemos que las soluciones a nuestros problemas pueden venir solo de nosotros mismos. Convocamos a todos los atenienses: trabajadores, parados y jóvenes a la plaza de Síntagma, e invitamos a toda la sociedad a que llene las plazas y a que coja su vida con sus propias manos…” (puede consultarse en: http://real-democracy.gr/es/primera-resolucion-de-la-asamblea-general-de-la-plaza-de-s%C3%ADntagma).

Ahí estamos: tratando de tomar nuestra vida en nuestras propias manos –sin engañarnos acerca del titánico carácter de la tarea, y de la poquedad de las fuerzas disponibles.  
Jorge Riechmann
.
.
.







.





PARA DECIR una palabra



es menester todo el lenguaje





la verdad de la hoja



no existe sin el bosque





se necesita



la humanidad entera



para llegar a ser humano


J. Riechmann






ANDRÉS SANCHEZ ROBAYNA visto desde la lectura de JENARO TALENS

.
.
.
.
Sobre una piedra extrema
.
.
No sabría decir si me pregunto sólo
por el sentido. Y pues que los sentidos
allá se reunían bajo una luz final, los mundos
en una convergencia de los mundos, a ellos
toda la luz se encamina, de noche
en una intersección
de sol y oscuridad.
Mirar, tocar, oír,
eran todo el sentido.
.
Mirar, tocar y oír, sobre la piedra
.
.

Andrés Sámchez Robayna
.
.
.
.
Una poesía, en suma, la de Sánchez Robayna, cuya pregnancia sinestésica da cuerpo, en su deriva, al sonido de la visualidad. 
.
Jenaro Talens (El sujeto vacío)
.
.
.
.



.
.
.
.
Releyendo El sujeto vacío, de Jenaro Talens, llego a  El sonido de la visualidad y me voy situando por El iconotexto sonoro de Andrés Sánchez Robayna para entender que "el mundo es como un libro y la función del poeta radica en leerlo, esto es, en interpretarlo. La impronta mallarmeana, tantas veces aludida como sustrato de un modo de hacer, se alía con la influencia barroca. Sin embargo, la poesía de Sánchez Robayna, calificada a menudo de oscura y hermética, se separa de sus supuestos mentores en la manera de entender en qué consiste el acto de leer. En efecto, una característica de la trayectoria robayniana ha sido su voluntad constante, no tanto de desentrañar el sentido del mundo, cuanto de construirlo como resultado de una mirada."  Así que me asaltan unas palabras del Dr. Víctor Silva Echeto (La maquina de escribir) cuando me decía estos días atrás de la necesidad de visibilizar la labor intensa y concienzuda, osada y pertinente del Jenaro Talnes ensayista o del no suficientemente atendido Antonio Méndez Rubio ensayista. Volviendo a Sánchez Robayna, desde la aproximación de Jenaro, que cita a De Man "El ojo permanece atento a la oscuridad, sabiendo que guarda un secreto que el destello revelará. El destello no es el secreto sino la oportunidad del momento en el que todo queda expuesto a la luz -la recompensa por mirar en la oscuridad."
.
Un texto, escogido por Talens Carmona, del poeta Sánchez Robayna, es la mejor opción para ir concretando la teoría en experiencia (lectora) vital.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
.
Ahora, el niño que oyó
la lengua de las hojas
puede decirle al otro
que bajo los ramajes, entreabiertos,
hablan los mundos, laten los lenguajes.
.
.
A. Sánchez Robayna
.
.
.
.
.
.
.
.