viernes, 2 de marzo de 2012

LAURA GIORDANI: NOCHE SIN CLAUSURA novedad editorial en la colección CANDELA (Amargord Ed.)

.
.
.
.
Ya está en marcha un nuevo poemario de Laura Giordani, NOCHE SIN CLAUSURA (Ed. Amargord, 2012) en la colección Candela, que coordina Mar Benegas. Para seguir noticia:

aquí
.
.
.

"Buscar esa palabra que pueda mirar de frente la belleza, lo que hay de celebratorio en la existencia para no quedar ensimismada en esa luz; palabra que no dé la espalda al dolor del mundo sino que se agache, se abisme y tiemble. Hacer visible lo invisibilizado. Y no se trata solamente de esos grandes males que asolan a la humanidad; son también los pequeños holocaustos cotidianos, las omisiones repetidas, lo minúsculo dañado por nuestro paso (la materia misma del planeta está sufriendo), nuestras violencias diarias". 
.
Laura Giordani
.
.
.
..............A ciegas
.
.

Ojos nuevos, ojos otros
pido de un cristal
desmesurado, aumento
sin bálsamo para ver
el temblor íntimo
de las cosas, su pelusa,
la herrumbre, esa mueca
oscura de los manteles
al levantarnos de la mesa.
No más ojos amansando mareas
y tapiando con su mesura
los prados.
.
[Otros ojos]

.
.
.
.

.
.
Los poemas no son inocentes. La palabra dada es el vínculo que une vida y dignidad, esperanza y mundo. La obra poética de Laura Giordani respira desde las más hondas grietas de la memoria y nos aproxima con una lírica del temblor y el coraje a la intrahistoria, a la raíz de los conflictos y del amor a la vida, al planeta, al ser humano. Con suma delicadeza, con precisión, se va configurando una cartografía de lo real invisible, de lo inverosímil, pero veraz. Una escritura que diría, tendón por tendón, de los sostenes de la fragilidad, de la resistencia del cuerpo a ser abatido, ese cuerpo-conciencia, cuya belleza no tolera ya ni un milímetro más de violencia, esclavitud, desamparo. Poesía amorosa, en su expresión más plena y necesaria, karuna, empatía y salida desde su discreta vida al yo-plural, al nosotros-íntimo, que aproxima a los expulsados y a las encarceladas. Los aproxima al centro de la tensión lingüística, al centro de lo indecible, pero urgente. Y rompe esa binaria lógica de la identidad propia y la alteridad perniciosa, maldita, desvelandonos que en la naturaleza primera del mundo, nuestra diversidad es complementariedad y nuestras singularidades lo más valioso de la condición humana. En tiempos sombríos, de insistente borrado de lo heterogéneo, de las culturas no homogeneizadas y absorbidas por el Sistémico Orden Normativo y Alienante Hegemónico, cada palabra, cada poema de Laura Giordani es un muro que se derriba, una argolla que se libera, un abrazo que se erige en la voluntad horizontal de convivencia justa.
.
.
.

Temblor
bendito temblor
sacude las muertes diarias
tolerables
esas innumerables
maneras de morir
o traicionarse

.
.
.


Como el zahorí, contra la lógica del desertizar el exterior y encarcelar en interior, con vara de zahorí la poesía giordaniana busca el agua indispensable, el pozo del maternal sustento de vida digna, ese agua de palabras honestas e inclusivas que nos hibridan a los ciudadanos con los otros no-ciudadanos, los excluidos, pero también con la Naturaleza expoliada, con los espacios comunes, singulares, recuperables para la convivencia. Como el zahorí, el poema mira no tanto la superficie, como las grietas hacia el fondo, no tan sólo los cuerpos, sino sus ropajes o desnudeces. Mira los márgenes de la historia, la irreconocible y vapuleada espalda de los pueblos.
.
.
.

Las varas del zahorí no mienten:
son bisagras entre los mundos,
la médula y la coraza.
¿Dónde el agua que vuelva
a estremecer las manos, el agua
que sacuda la inercia de los péndulos?
¿Dónde las manos
para enjambrar el temblor
esparcido en las piedras?
Las varas para auscultar
la trepidación del mundo:
esos prados donde los talones
se incendian.
.
[Las varas del zahorí]
.
.
.
.
Salud. Esa es la inequívoca y primera devolución de su creatividad y propuesta artística. Salud como modo de estar en el mundo, de relacionarse, de conocerse. Versar para saludar y reunir, para sanar y comprender.

Testimonio. Ese es el irrenunciable paso adelante, tomando partido por las víctimas de las dictaduras y las democracias rendidas al capitalismo salvaje. "Cartografía de lo blando..."

Noche sin clausura. Llegas en el momento de la no neutralidad de las lecturas y las acciones. Vienes de lustros de coherencia, morosa urdimbre y pertinaz vocación. Y como una noche inaudita, nos ofreces un copa de vino y un ágape para la insurrección.


V. G.

2 comentarios:

tajalapiz dijo...

Buena noticia, la aparición de estos nuevos poemas de esa paciente y obstinada zahorí que es Laura Giordani!
saludos

COLECTIVO POETAS dijo...

espero ese libro con mucha ilusión. Creo que saldrá de imprenta esta semana que entramos. ¡¡Bien!!

Un abrazo,