miércoles, 29 de octubre de 2008

Eduardo Galeano en apoyo a Ernesto Cardenal, injustamente acosado por Daniel Ortega y su séquito

-----
--------
----
----
----------

Daniel Ortega contra la cultura. Liquiden a Cardenal
por Alfonso Gumucio.

Intelectuales de todo el mundo protestan por el intento del régimen de Daniel Ortega de llevar a la cárcel al poeta de 83 años Ernesto Cardenal, emblema de la cultura de Nicaragua.

----

"Si esta información es verdad, eso es la peor cosa para el prestigio de ese país. Nuestro poeta Pushkin escribía en su obra Mozart y Salieri que ‘el genio y la maldad son incompatibles'."

Eduardo Galeano
------
-----
--------
------
-----
---------

4 comentarios:

Velocet dijo...

Triste.

Viktor Gómez dijo...

Perverso, querido Velocet, inquietante y PERVERSO.

Un abrazo,

Víktor

PERRO MALO dijo...

no se si el axioma de Pushkin es válido pero Cardenal ha demostrado ser una gran persona y un gran poeta, ¿a la cárcel?, ¿alguien sabe en qué consistieron las supuestas injurias?...

Viktor Gómez dijo...

Daniel Ortega esta rabioso y molesto porque Ernesto Cardenal desenmascara su falsa rebeldía, su falso sandinismo, su traición a la causa libertaria, su acción dominante de poder contra el pueblo. Vamos, esa es mi opinión en base a lo leído en diferentes medios estas semanas.

El tema es el de siempre, el poder contra el pensamiento crítico. Gamoneda decía hoy en salamanca que es el compromiso personal el que se necesita para cambiar la sociedad. Y Quique Falcón viene hablando de la poesía como acompañamiento, ya que los colectivos que se movilizan y pueden indicir en la sociedad son civiles antes que nada. Son, creo yo, los ciudadanos, las clases obreras, las clase medias, los que deben tomar la calle. Y dentro de esos colectivos igual hay poetas que mineros que oficinistas que amas de casa que jubilados que estudiantes.
¿Qué injurias hizo Cardenal?

Las mismas, Arturo, que Fray Luis de León, Quevedo, Juan de la Cruz, Antonio Machado, Miguel Hernandez, Roque Dalton, etc., etc.,

Un abrazo,
buen jueves,
Víktor