lunes, 7 de noviembre de 2011

RICARDO POCHTAR: POEMA INÉDITO, LA TIERRA Y LA REVOLUCIÓN

.
.
Conocí a Ricardo Pochtar en Gijón, en octubre de 2011, por mediación de un amigo común, el poeta Julio Obeso González. Media tarde, cuanto apenas. Fue insuficiente. De esas carencias, de esos indelimitados aconteceres que generan huella y ausencia, que provocan la sed del desierto, el destierro de la sed, una incompletud que advierte de lo que de mi hay en el prójimo (George Bataille) y de la necesidad de una comunidad inconfesable, imposible, inútil e improductiva en las premisas de lo acordado por un contrato social que todo lo cosifica y traduce a números y porcentajes. Ricardo está en un afuera de ese propio afuera que es la poesía, la literatura como modo de estar en el mundo, de ser mundos, de no atrincherarse en las fronteras ni en los ensimismamientos ni en las servidumbres. Este poeta de aire renacentista, de amplia y serena consciencia cultural, buen versador, impecable conversador y ágil, libre, solvente humanista, es de esas personas que te mejoran, que te renuevan el ánimo, que enseñan sin enseñar a explorar las lindes de lo trascendente y lo intrascendente, de lo pertinente y lo impertinente, de lo extranjero y de lo orihundo, con una indisimulada, auténtica e interpeladora humildad y conocimiento.
.
El poema inédito que comparto, es fruto de una serena correspondencia, de una lentitud consciente y atenta, entre Ricardo Pochtar y un ávido escuchador.
.
.
.
 .
.
.
.

LA TIERRA Y LA REVOLUCIÓN



La que por lo menos hasta la Revolución

ponían en su vodka los cosacos;

la que después pondrían los acmeístas

en sus asiduos suicidios parisinos;

la que Chopin había posado antes

tristemente sobre el piano;

la que algunos niños se ponen en la lengua

para no ensuciarse esos dientes tan de leche;

la que el Presidente del Mundo Jlebnikov

juraba que pondríamos algún día en nuestros platos,

cuando junto con los animales y las plantas

todos fuésemos sagrados

gracias a la Revolución.


Ricardo Pochtar
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Ricardo Pochtar (Buenos Aires, 1942), en España desde 1976. Estudió filosofía en Argentina y Francia. Traductor del francés, inglés e italiano, ha traducido Zibaldone de Leopardi y El nombre de la rosa de Umberto Eco. Ha publicado Lugar diseminado (Buenos Aires, 1993) y Clinamen (Gijón: Ediciones Trea, 2006), de donde son estos poemas. Hay otros textos suyos en Rosa cúbica, Literastur y en la publicación para bibliófilos Estampas del artista Fernando Menéndez (Gijón). En prensa El tamaño de los días (Ed. Trea).

Reside en Gijón, Asturias. Para leer más poemas de Ricardo Pochtar ver LA CITA TRUNCA del escritor Jorge Etcheverry : 



.
.
 En el blog de Leo Lobos:
.
http://airepalabras.blogspot.com/2006/12/ricardo-pochtar.html
.
En el blog de la Asociación Versos Libres:
.
http://asociacionversoslibres.blogspot.com/2010/11/ricardo-pochtar_9937.html
.
.
.
En Critica:
.
http://critica.cl/author/ricardo-pochtar.

2 comentarios:

Perfecto dijo...

Conocí a Ricardo Pochtar en Gijón hace unos meses, con motivo de la presentación de un libro mío. Tuve el honor de contar con su presencia.
Encontrar hoy este poema me acerca más a su persona, y es una experiencia profunda.
Te doy las gracias por acercárnoslo. Tengo verdadero interés por conocer más de él.
Me escribió un correo, y me dijo que se pondría en contacto cuando resolviese algunos problemas personales. Deseo que la solución sea pronta. Nada sé al respecto, pero querría conocer.

Un abrazo, Víctor.

COLECTIVO POETAS dijo...

Un cordial saludo, Perfecto y gracias por tu entrañable comentario. Espero que sigamos disfrutanto tiempo de Ricardo Potchar. Cuando yo le ví a principios de octubre en Gijón parecía estar bien, eso si, con mucho trabajo.