jueves, 3 de mayo de 2007

WATANABE: POESIA PERUANA AETERNUM

DUELO EN LA POESÍA PERUANA. MURIÓ JOSÉ WATANABE

Por: Billy Crisanto SeminarioActualizado el: 2007-04-27 08:00:45


Watanabe destacó por la vitalidad, su preocupación por las desigualdades sociales en su país, su sencillez y su hábito de trabajar sus poemas en las noches.

Una de las voces más innovadoras de la poesía peruana de nuestro tiempo
Lima EFE El poeta peruano José Watanabe, fallecido ayer repentinamente a los 61 años por un cáncer a la garganta, realizó su obra poética con pocas palabras que, a su vez, tenían la capacidad de hacer mágica la vida cotidiana.
Watanabe fue, además de poeta, editor de libros para niños y adolescentes, guionista de cine y teatro, gerente del canal estatal de televisión durante el Gobierno de Transición de Perú (2000-01), y un fanático de la música en todas sus variantes.
Nació en 1946, de padre japonés y madre andina, en Laredo, localidad ubicada en el departamento de La Libertad, al norte de Perú.
A los 24 años, obtuvo junto a Antonio Cillóniz el primer premio del concurso "Poeta Joven del Perú", que organizara la revista Cuadernos trimestrales de poesía, galardón que ganaron antes los célebres poetas Javier Heraud y César Calvo.

Entre sus conocidos, Watanabe destacó por la vitalidad, su preocupación por las desigualdades sociales en su país, su sencillez y su hábito de trabajar sus poemas en las noches.

Los libros poéticos de Watanabe son: "Album de familia", "El uso de la palabra", "Historia Natural", "Cosas del cuerpo", "Habitó entre nosotros", "La piedra alada" y "Banderas detrás de la niebla".
"La piedra alada", que se vendió junto a un disco del rockero peruano Rafo Raéz, quien volvió canciones sus poemas, encabezó en 2005 las listas de ventas en España durante varias semanas.
Al respecto, el director del Centro Cultural de España en Perú, Ricardo Ramón, dijo a Efe que Watanabe "fue un maestro del arte de decir mucho con pocas palabras".
"Las medía mucho, era muy esquemático, pero ello no le quitaba una pizca de profundidad a su pensamiento y a las emociones que transmitía", enfatizó.

"Fuimos coproductores de "La piedra alada" que fue un éxito en España y Latinoamérica, trabajar con Watanabe era algo increíble, porque era un hombre vital, creativo y adicto al humor negro", explicó.
En su faceta de guionista de cine, adaptó la novela "La ciudad y los perros", del escritor Mario Vargas Llosa, que dirigió el cineasta peruano Francisco Lombardi.
También escribió los guiones de "Maruja en el infierno", la primera película de Lombardi; "Alias la gringa", de Alberto Durand.
"Anda, corre, vuela" de Augusto Tamayo; y "Reportaje a la muerte", de Danny Gavidia, todos directores peruanos.
Fue coautor, con Amelia Morimoto y Óscar Chambi, del libro "La memoria del ojo: cien años de presencia japonesa en el Perú", texto que reúne fotografías de la inmigración de japoneses a territorio peruano desde fines del siglo XIX.

2 comentarios:

lunesoleil dijo...

la mixtura japonesa y latina siempre ha encenddido mi corazón.

gran post.

espero leerlo seguido.

un saludo cordial desde Argentina.

VIKTOR GOMEZ dijo...

Gracias por tu lectura y ánimos. Eres de la casa, vuelve cuando quieras.

Tuyo,

Viktor