jueves, 21 de junio de 2007

SOLAMENTE

-----

------

Yo no soy poeta. Escribo, solamente.
--
¿cómo reprimir esta
urgencia, como acallar
lo visto, lo no visto, la gran Hoz?
--
Sesgados, inertes tallos, perdidos
en la espesura, gritados
por aquella madre de mayo,
mi herencia son.
--
¿Cómo, a dónde huir,
para qué?. Yo no soy poeta. Escribo…
--
y leo incesante-
mente los versos de asfalto y la música
sangrante del transeúnte.

--

Derechos Reservados©Víctor Manuel Gómez Ferrer

6 comentarios:

Eduardo González dijo...

Importante es transmitirse a uno mismo las verdades de lo que siente correr por sus calles, más o menos habitadas, pero siempre suyas.

VIKTOR GOMEZ dijo...

Gracias, Eduardo. A la vista está, tu blog te delata, este comentario lo confirma, que vives desde la feraz disponibilidad de quien dialoga con ello y con ella, con lo otro, desde si, y también contra las estructuras acomodaticias e impuestas al ego.

Lo importante y lo suficiente.

Lo importante, transmitirse.
Lo suficiente, conocerse desde los otros
y reconocerse en los otros.

Tu visita me animó una mañana algo huérfana de amistad y conversación, estridente y mercantilista mañana del quehacer del "homo economicus".

Un fuerte abrazo, compa.

Victor

Ana Maria Espinosa dijo...

Tenemos, esa doliente herencia
del dolor de los otros
sumado al propio.
El propio, siempre es menor,
cuando miramos al mundo
y observamos que nos sangra
la palabra y el alma.
La poesía sostiene la llama
y el grito.

Un poema de poemas.
La poesía no muere.

Julio Obeso González dijo...

Cuando se vive la poesía con la intensidad que provoca el gozo, una "petite morte" momento orgásmico de abandono, de ida, de vuelta no prevista, sacude cada hoja, voltea las letras. Que vengan ahora los trileros: ¿Importará algo dónde puede estar el origen, debajo de qué naipe escondió la realidad su bola? "Escribo solamente" con la urgencia irreprimible que me provoca la lectura de un gran poema. Felicidades compi, felicidades.
Julio

VIKTOR GOMEZ dijo...

Ana María:

La poesía no muere, "solo muere la mano que te escribe" nos decía el genial poeta insular Justo Jorge Padrón.

Nosotros, peones de un multiple ajedrez simultaneo, arena granular que el viente junta y dispersa, dejamos con nuestro versar suma de voces en el gran Eco.

Gracias por leer, compartir, implicarte, reescatar lo indecible, ser tan especialmente generosa.

Un abrazo,

Tu Victor

VIKTOR GOMEZ dijo...

Julio:

El poema es tu mirada, la mirada de Ana o de Eduardo. Desde cada ángulo, sobre cada eje, hacia cada punto proyectamos aquello más innegociable y valioso de nuestro pápito interior, de nuestra intuición poética, de nuestra fuerza de conexión con el todo.

Grande es tu reincidente ordenar mi descalabazada geografía escrita para llegar a ver en ella un lugar de encuentro.

Cuidate bueno, compa

Tu Victor