jueves, 11 de octubre de 2007

“Binta y la gran idea” de J. Freisser

-
-
-
Gracias a Julio Obeso, poeta de Gijón y compañero del alma, que me descrubrió esta JOYA.

-
-



-


-


-


POR FAVOR, VED ESTE VIDEO.





--

--



Binta tiene siete años, vive en una preciosa aldea junto al río Casamance, en el sur de Senegal, y va al colegio. Su prima Soda no tiene la misma suerte. A ella no se le permite aprender las cosas que ignora de este mundo. Binta admira a su padre, un humilde pescador que, preocupado por el progreso de la humanidad, está empeñado en llevar a cabo algo que se le ha ocurrido.

Este cortometraje de Javier Fesser forma parte de la película “En el Mundo a cada rato”, en la que cinco directores muestran su visión sobre distintas realidades que afectan a la infancia y por las que UNICEF trabaja en todo el mundo. Rodada en tres localidades de Casamance, en el sur de Senegal en 2004, “Binta y la gran idea” muestra algunos de los problemas a los que se enfrentan los niños y niñas en África subsahariana, desde la mirada inocente y optimista de Binta. “Era fácil intuir que haciendo una película a medias con un buen puñado de niños de una aldea perdida en el África Subsahariana íbamos a aprender más nosotros que ellos. Pero nadie hubiera imaginado tanto. Ni tan hermoso. Ni tan útil. Ni tan imprescindible”, afirma Javier Fesser, director de la película.


“Todos los miembros del equipo hubiéramos pagado dinero por tener el privilegio de hacer este trabajo y sin embargo UNICEF nos ha permitido realizarlo gratis. ¿Se puede pedir más? ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer un regalo así?”, añade Fesser.


Educación de las niñas y desarrollo



Casamance se ha visto gravemente afectada por el conflicto entre el gobierno y los rebeldes. A lo largo de los años, cientos de poblados han sido abandonados. Como secuela, se cerraron varios centros de salud y escuelas.
El programa de educación básica de UNICEF en Senegal se dirige a incrementar las tasas de matriculación escolar, especialmente las de las niñas. El gobierno se ha comprometido a alcanzar los objetivos establecidos en el Foro Mundial de Educación de Dakar, en particular, mejorar la calidad de la enseñanza.


En casi todo el mundo las niñas cuentan con menos facilidades para finalizar sus estudios que los niños. Esta discriminación es a la vez causa y efecto de la pobreza. Las circunstancias que condenan a las niñas al analfabetismo, condenan también a la pobreza y a la desprotección a sus comunidades, a sus familias y a sus futuros hijos. Gracias al compromiso de gobiernos e instituciones que generan cambios legislativos, pero también al de personas como las que nos muestra la película, que trabajan en sus comunidades de origen, cada vez más niñas pueden aprender y contribuir al desarrollo de sus países.

9 comentarios:

Antrologia dijo...

has diseccionado el poema con tu comentario, todo lo que has dicho estaba ahí, oculto detrás de él. la lucha con nosotros mismos implica hacerle caso (o descartar alguna) a las mil escamas que conforman nuestra personalidad. y además, quién no tiene algún anzuelo clavado...

abrazos

Viktor Gómez dijo...

Vuestra visita es siempre un bien que estimo y agradezco. es con/versar con vosotros fácil y gratificante, porque os entiendo y creo que me entendeis. Y eso es poesía y conciencia ralla lo milagro, que diría Muñoz Rojas.

Un abrazote,

Vuestro Viktor

Anónimo dijo...

Binta y la gran idea es un corto espectacular.
Lo ví hace unas semanas, porque una amiga española me lo recomendó.
También vi la peli entera, donde hay otros cortos, pero sin duda el de Fesser es el más conmovedros, más todo...

Hola, soy Pierina, tengo 19 añois y soy uruguaya.
Si me querés visitar, hacelo en www.mainumbys.blogspot.com


Un abrazo, desde el otro lado ;)

Anónimo dijo...

Tuve una confusión, ya había entrado a este sitio...
Perdone el delirio...

Viktor Gómez dijo...

Pierina:

Es estupendo compartir esta sensibilidad hacia Africa, la infancia, los valores.

Un abrazote, compa y mucha paz y bien para tí y la hermosa, verde y hermanada URUGUAY.

Pasaré a ver tu blog.

Tu Viktor

Ana Pérez Cañamares dijo...

Por Dios, qué corto! Conmovedor, esa es la palabra. Qué media hora tan bien aprovechada. Gracias por hacérmelo conocer.

Viktor Gómez dijo...

Da para mucho pensar/hacer y para una buena con/versa junto a dos tazas de café.

Yo lo voy a utilizar como motor de concienciación y como base deliberativa para tertulias con jovenes. Seguro que aportan entre muchos muy curiosas impresiones y espectativas.

Tu Viktor

Julio Obeso González dijo...

La primera vez que vi este vídeo, lloré, y la segunda, y la tercera. No es conmoción sentimental, va más allá.
Tuve la suerte de conocer al primo de Guillermo y Javier Fesser en Sevilla; él fue quien me habló de esta "joya, como muy bien la llamas. La he grabado y repartido a amigos, para colegios, para charlas. Pienso que es una obra que deberíamos ver todos y sacar las conclusiones que cada cual considere.
Me impresionó sobre manera alguna de sus pinceladas (no descubriré nada a quien no lo haya visto, los demás sabréis de qué hablo)
-El color de la carne.
-Los fuegos artificiales.
-La "importancia" de un reloj suizo capaz de situarnos con una alarma en el mediodía, en el mediodía exacto.
-La representación de la obra... ¿No echáis de menos esa fuerza de la palabra que puede cambiar rumbos?
-La solidaridad en la miseria, ese plato con cereales, ánonimo, restado al hambre.
- "La gran idea" Genial. En la tradición de los mejores finales, no por introducir a última hora un elemento nuevo y revelador. El papá de Binta siempre la concibió así, éramos nosotros los que pensábamos en una torpe ocurrencia tecnológica. ¡Que listos son los pájaros, siempre saben cuándo y a dónde volver!
Gracias por traerla aquí Víctor, tu página es una ventana hecha a tu imagen y semejanza: Inquieta, perseverante, distinta.
Un abrazo de oso Astur.
Julio

Viktor Gómez dijo...

Julius:

Esta es tu ventana, tu casa, nuestra palabra.
De aquí el mundo, la ciudad, nuestra conversación inacallable
brota
como
la gran
idea
y como
el pequeño
azul
que del ojo
eterno
reflejan
días
de amistad
y horas
lentas,
noctivagas,
afines,
sin sueño.

La esfera
en la que
somos J y
V, V y J
es un granito
de arena
en la playa
del presente.

Gracias y gracia
siempre desde tí,
compañero del alma,
compañero.


Tu Viktor