lunes, 26 de noviembre de 2007

CRUZAR EL ESTRECHO

---
---
---
------------------



Tres marroquíes intentan cruzar estrecho Gibraltar en tabla surf
lunes 26 de noviembre de 2007 17:07 GYT


----

----

----

----


Qué dicha sin mundo?

-----------------------------Dónde el dolor

en huesos de niebla?


Si han quebrado los cuerpos de los balseros

las rocas

---------------- Qué rocas no tienen mi rabia

subordinada

a la dura indiferencia?


Víktor Gómez
--
---
--
------
---
--
----------------

4 comentarios:

L´HABITACIO D´ ARLES dijo...

estos surferos no salen en las contraportadas de los telediarios como los de Hawai, y con todos los respetos les dan mil vueltas. Porque no se juegan quien es el mejor de un concurso estúpido, se juegan la dignidad y su vida, el bien más preciado. Muy buena la reflexión, ahora que ya no están tan de moda.

Viktor Gómez dijo...

Dices lo justo: 'no están de moda'. Las noticias de la barbarie pasan junto a las comerciales y propagandísticas, junto a las locales y cotidianas. No dejan llaga, no escuecen, no hacen sangrar el lagrimal. Así olvidamos los tsunamis, las matanzas de hutus, el genocidio en Ruanda, la masacre entre serbios y croatas, en Holomodor, en Camboya, Guatemala...

Tienes razón, estos surferos que a muerte segura se lanzan al mar por si el azar y la locura les son más propicias, estos ninguneados son heroes anónimos. Y sus derrotas son nuestra vergüenza y descrédito.

Por ello intentar decir, escribir poesía radical, intentarlo al menos es mi inevitable pálpito, mi irracional defensa, mi utópica defensa, mi incondicional defensa de su y nuestra causa.

Un abrazo, compa

Tu Víctor

en tierra de nadie dijo...

Hola, Victor:

Llego a ti a través de Manual de Antrología.

Yo también reivindico la poesía y tu blog es un gran oasis. Vendré de cuando en cuando, a descansar. Imaginaré que no es otro espejismo.

Un beso desde Madrid

ETDN

Viktor Gómez dijo...

Compañera del desierto, este caminar tiene espejismos y lentas, demoradas jornadas de traviesa y trajinada travesía. Descansa cuando quieras por aquí,

gracias por tu lectura y huella,

un abrazo,

Víktor