sábado, 29 de diciembre de 2007

JOSE WATANABE - (In memoriam)

-----

El último libro publicado del poeta peruano José Watanabe, previo a las obras completas que prepara Pre-textos, fue "Banderas detrás de la niebla". El título ya es en sí un poema, una visión, lo intuitivo y lo sobrecogedor, la relación irresumible entre lo invisible, la naturaleza, el deseo, la finitud. El poema "La Boa" me retorna al blog, después de unos días de gripazo, fiebre, soledad voluntaria, blanca pared que durante veinticuatro horas me decía sus matices de luz perdida en lo callado.

Y así es.

Leer es un continuo ejercicio,- conversación con contemporáneos-, de escucha y reescritura con los vivos y los muertos.

De Watanabe queda mucho por releer, dialogar, escuchar, traducir...
a vida conquistada.

Víktor Gómez

---


----

La Boa es
el deseo del abandonado: reptar
como un solo y larguísimo músculo
para envolver completamente el cuerpo amado.

---
Puedes abrazar y estrangular pavas de monte
o cabras coquetas, pero qué léjos está todavía
la que huyó y duerme como una reina
sobre la copa de todos los árboles.

---
--



Jose Watanabe (Perú, 1946-2007)

4 comentarios:

en tierra de nadie dijo...

La dicotomía divide al ser humano:

ser Boa con su anhelo
y a la vez ser reina: huir para por fin dormir sobre las copas de los árboles.

Un beso, Viktor y que dejemos atrás las gripes y demás virus (del cuerpo y del alma) con el año que acaba.

ETDN

Viktor Gómez dijo...

Este Watanabe que aprendió de los japoneses su filosofía, los haikus, la lentitud y el mirar pictórico, el amor a la naturaleza y la profundidad en lo simple, derrama sobre la escena una líquida huella de deseo e imposibilidad, muy cernudiano él, pero desde otra sentimentalidad.

Gracias por tu lectura, que amplia el texto, como ocurre siempre que un artísta rehace una obra al pasarla por su corazón, su mente y su palabra.

¡Feliz año y espero que tu "nochevieja" sea venturosa!. La de tu relato es interesante, ya haré comentario en una relectura.

Un beset,

Viktor

A.Querejeta dijo...

Gracias por abrir nuestra mente poco a poco a la poesía de América, a veces injustamente olvidada. Espero que esas gripes y enfermedades que nos atacan tengan un temprano fin.

Feliz 2008, Victor!.

Un abrazo.

Viktor Gómez dijo...

A. Querejeta:
La gripe remite, deja secuelillas, pero nada que los próximos días no borre.

La poesía que releemos y que comentamos desde el salto, desde la sospecha, desde el diálogo con aquella 'realidad otra' nos fecunda y remueve, desequilibra para que podamos buscar nuevamente los puntos de apoyo de nuestra fragil ignorancia y esa leal e infatigable curiosidad por la que resistimos, por la que bregamos letra a letra, por los diez mil autores inevitables de la literatura universal.

Un abrazote, compa. Y ya nos van quedando menos por leer.

Tu Viktor