viernes, 22 de febrero de 2008

JULIO OBESO: texto por SMS, pongo como ejemplo

---
---

¿no les pasó que con un cuervo, pongo como ejemplo, en la cesta de la bicicleta hacían corros y preguntas, pongo como ejemplo, cuánto mide de qué se alimenta imita voces?

¿no les ha sucedido que al llegar o salir con algo más oscuro que un cuervo, pongo como ejemplo, un bulto con alas de olvido o el graznido de una pena, hacían vacío pongo como ejemplo una tonsura de selva, una incontestable lepra, sin preguntar nada?
--
---
-


Julio Obeso González
Poeta, desde Gijón

6 comentarios:

Julio Obeso González dijo...

¡Uff, qué susto! Pensé al ver el título, que habías publicado el mensaje que te mandé con la dirección de Carla Bruni.Ése ni se te ocurra es sólo para nosotros dos.
En serio, muchas gracias compi. Las improntas también se adaptan a las nuevas tecnologías y, tienen una frescura que las hace fácilmente reconocibles. Además de la inmediatez con la que son creadas, ahora hemos de valorar también la rapidez con la que llegan a los destinatarios que tenemos guardados en nuestro corazón. En mi agenda la "V" fue subiendo puestos y desde hace mucho tiempo, ocupa el lugar de la "A" como inicio de la lista de contactos importantes para mis cosas en el día.
Un abrazo muy fuerte y todo mi cariño.
PD.
Carla Bruni dice que no seas vago y le contestes a lo del viaje a Egipto.
Julio

en tierra de nadie dijo...

En una variación sobre el mismo tema, se podría extrapolar la idea a las enfermedades. Uno se rompe un brazo y la escayola lo delata: todos preguntan qué ha pasado, se preocupan por uno. Pero cuando uno se rompe un órgano interno: el corazón desgarrado por el desamor; los pulmones ennegrecidos de respirar el hedor de los políticos, los maltratadores (...a rellenar por cada cual); el cerebro líquido por la conciencia de la propia mediocridad; al no haber síntomas extrenos nadie se preocupa.

Nadie pregunta; hay exceso de pudor.

Somos moribundos andantes con excelente apariencia externa. Y ni siquiera nos reconocemos unos a otros.

ETDN

Creatura dijo...

Hola Víktor,

Pasate por el blog de Creatura, anda, que hay algo en parte tuyo.

Viktor Gómez dijo...

Julius:

La poética de Bruni es de amago oscilante y vaivén insumo e insinuante ventana.

Creo que los poemas de su actual maridín de biceps de muelle de estibadores y cara de Balboa bretón superan mi cada vez más mermada inspiración romántica.

A pesar de que soy yo el que se atribuye a si mismo la corona de improntero de Barrio Sésamo, nada que no dispongas tú, a lo Epi y Blas después de haberse papeado a Neruda, Girondo y Haroldo de Campos.

Lo cierto es que me enviáste un textito que es una joyita, ¿verdad?

Y merecía su espacio virtual e internauta, como una botella lanzada al mar de la www.

Un abrazote compa y díle a la Bruni-llesca Carla que se me enfrían los dedos de los pies cada vez que pienso como se fumaría ella en 12 horas mi sueldo anual.

Tu Viktor

Viktor Gómez dijo...

Amiga ETDN, tu reflexión sobre el daño, la historia del daño, su insivible pero doliente huella, es muy oportuna. Un tapón perfecto al mensaje en la botella de Julio. Así llega el mensaje (tuyo y suyo, es decir, nuestro) sin que las olas borren su vigorosa y urgente veracidad.

Esos males a los que aludes y que están en el cuervo obesiano son los males de este siglo. Las enfermedades mentales son el peor estrago a la salud del ser humano y además la patología con menos avances médicos y terapéuticos.

Lo peor es que Ellos lo saben. Y supongo que más de uno se ríe sin disimulo.

Un beset,

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Creatura, pasé. Y volví a pasar. Y seguiré paseando por allí. Es muy sano y provechoso.

Un abrazote,

Viktor