sábado, 9 de febrero de 2008

ROBERTO VIERECK: SILENCIO

Roberto Viereck Salinas (Santiago de Chile, 1969), es, además de escritor y periodista, profesor de Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile desde 1994. Actualmente escribe su tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid sobre La traducción como matriz estética de la Literatura Hispanoamericana, gracias a una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Algunos de sus poemas han sido publicados en antologías y revistas españolas e internacionales. Canto al canto (Madrid, Poesía Secreta Ediciones, 2001) es su primera publicación poética individual. Ver más en:

http://sololiteratura.com/robertoviereck.htm

--


De casualidad (azar) o porque teníamos que tropezarnos (accidente), lo bien cierto es que me llega la palabra y el digno quehacer poético de no ficción de este profesor y escritor chileno. No hay cálculo posible, si gratitud. A veces, los mejores hallazgos, las más curiosas afinidades son involuntarios. Saber verlos es también otra suerte, hija de la paciencia, la intuitiva lectura y esa observación que superados los pasos de mirar al mundo y mirar a la mirada que mira el mundo se vuelve, definitivamente a lo real. la poesía de Roberto indaga, destripa, remueve y muestra esas huellas de lo suficiente, esas cicatrices del vivir ajeno, de los roces con los otros y lo otro, que configuran en el tiempo y espacio la historia, lo real. Y no es complaciente, no es panfletaria, no es fácil, no es amañada o permisiva. Es la mirada de un hombre que habla, sin concesiones y sin otra ganancia que no transigir con los simulacros ni ocultar la verdad. Su verdad. La que emana del vivir, convivir, leer, transleer, escuchar y volverse a la escritura en voz clara y precisa. A más, como dice Enrique Falcón: " habría que pensar, también, que quizá hoy, la historia no pase por aquí (España)."
Conforme voy leyendo la poesía latinoamericana del presente, y viendo sus revueltas sociales y sus conflictos, voy comprendiendo...
Víktor Gómez







SILENCIO
--
--
Antes de todo,
antes de la materia y el espíritu,
antes de que los glaciares fueran glaciares,
antes de los primeros cataclismos,
los espasmos, los coitos ancestrales,
antes de la respiración,
antes de la carne en la palabra,
antes del verbo,
antes de los sacrificios y los ditirambos,
antes de las hecatombes y los asentamientos,
antes de los descubrimientos y las conquistas,
antes, mucho antes,
en el inverso del tiempo astronómico,
antes del nacimiento de la tragedia,
antes, todavía antes de los átomos y las moléculas,
antes de la voz y los bailes,
antes del mito y los rituales,
más atrás, aún antes de las sombras,
antes de la esperanza o el dolor,
antes de la división del mundo,
de los anillos, el tiempo,
muy atrás, mucho antes,
en los anteriores calendarios del NO-tiempo,
antes del ser, la doctrina, la espada,
antes de la erupción volcánica y el oxígeno,
antes de la oscuridad y el agua,
antes, más atrás, todavía mucho más atrás del NO-ser,
antes de los dioses y el barro y la lluvia y los huracanes,
antes de la posibilidad recóndita de la razón
---
-------------------------Y sólo un poco antes del sentimiento
--------
en ese orden,
incluso antes del orden y los planetas,
antes de la verdad y la patria,
antes del sentido y la madre,
antes de la tierra y el barro,
antes de los ríos y sus cauces,
antes de la sangre y el amor,
antes de la magia y el fuego,
antes de la mañana y la noche,
antes del universo, Inti, Antu o Nanahuatzin,
en los tiempos no temporales de la entrega cósmica,
cuando aún no era el arriba abajo,
el aquí allá,
el Siempre Nunca,
el principio final,
cuando la muerte era la vida, el sol no tenía movimiento
y recién se lanzaba un conejo contra la luna.
---------
Antes, pero mucho antes de eso fue el silencio.
-----
El silencio silencioso y profundo como una bóveda de recuerdos.
----
Antes de todo fue el silencio,
un largo y viejo silencio,
un transparente y emplumado silencio,
un silencio rojo, amarillo y verde,
un silencio húmedo, sólido y cálido,
un silencio triste, alegre y sincero,
un silencio albo violeta y negro,
un silencio hecho a dentelladas,
hecho a golpes y caricias chichimecas,
hecho de la máscara mexica, la pluma tolteca,
de las garras tepanecas, las flautas y las flores,
un silencio sordo era el silencio de los tiempos anteriores.
---
En el pasado del pasado, en los tiempos antiguos,
antes, simplemente antes de todo,
antes del principio y la realidad,
aún antes de los caminos y las señales
fue el silencio.
----
Antes de la pena
fue el silencio.
---
Antes de la letra fue el silencio,
la gramática de la voz.
---
En los tiempos anteriores
las sonrisas se guardaban en una caja musical.
---
En los tiempos de antes,
cuando no había absolutamente nada
el silencio era todo
Y a eso llamaban vida.
---
--


ROBERTO VIERECK SALINAS

10 comentarios:

Mayka dijo...

Aparte del impresionante cierre del poema, me he enamorado de estos dos versos:

"Antes de la letra fue el silencio,
la gramática de la voz"

Estoy deseando leerle!

Por cierto, puede que ya lo hayas leído, porque tanto el autor como la obra son muy conocidos, pero por si acaso... te recomiendo muchísimo el libro "Las venas abiertas de América Latina", del uruguayo Eduardo Galeano. Es la prueba definitiva para concienciarse de que sin sus tierras, sin su explotación; ni nuestra historia ni nuestro presente no serían los mismos.

Un abrazo!

Mayka dijo...

y quitando ese último "no"... mejor :)

Viktor Gómez dijo...

Maika:

Apenas leí casi nada de Galeano. Es una asignatura pendiente. Apunta bien "Las venas..." ¿lo tienes? ¿Qué editorial es?. Dame algún dato más que intentaré hacerme con él para empezar a leer al ESCRITOR uruguayo.

Ví no hace mucho un video suyo por ahí. Si lo encuentro lo rescato y lo cuelgo.

En cuanto a Roberto es una feliz casualidad, un hallazgo. Ya te contaré. Me gusta mucho cómo y de qué escribe.

Un beset,

Viktor

Mayka dijo...

Ya lo creo que escritor, y crítico y ensayista..

Los que tengo yo son:

"Las venas abiertas de América Latina", Editorial Siglo Veintiuno Editores, 2003

"El libro de los abrazos", Ed. Siglo Veintiuno Editores, 2006


Muy buena tu entrada sobre él ;)

Mayka dijo...

Ah, hay otro intelectual contemporáneo a Galeano que sigue, también, la teoría del subdesarrollo. La tesis principal es que el desarrollo de unos pocos países supone el subdesarrollo de los otros, y una cosa va aparejada a la otra. Su nombre es André Gunder Frank. Una de las obras donde lo explica se llama "América Latina: Subdesarrollo o Revolución".
El estilo de Galeano es mucho más divulgativo y acogedor que el Gunder Frank, que escribe de una forma más académica. Pero la base de lo que dicen es la misma: la situación de América Latina no es "natural", sino que ha sido inducida por los países explotadores de sus materias primas, que además han cambiado la estructura social de las colonias para perpetuar su propia explotación.

Yo conozco a Gunder Frank por una optativa de la carrera, pero tengo pensado leer algo suyo (está en la inmensa lista de libros por leer :P)

Un abrazo

Viktor Gómez dijo...

Nos queda casi todo por leer y mucho que hacer y compartir con otros y entre nos+otros. Tampoco conozco la obra de Gunder Frank. Pero investigaré y pondré algo por aquí.

Graaaaacias,

Un beset

Viktor

Roberto dijo...

Muchas gracias por los comentarios que han hecho sobre mi texto. Me halaga saber que, a la distancia, también podemos estar tan cerca. Si les parfece, les enviaré algún otro poema del librito que me publicaron por el premio César Simón, hace ya algún tiempo. Se titula "Madre Matria"... Y un detalle sobre el "Silencio". Me di cuenta que falta el último verso: "Y a eso llamaban vida". Ese es nada más que mi final, en todo caso. Mis más enormes felicitaciones por el sitio y la pasión por la palabra carnificada porque poesía, al menos para mí, es el regreso de la palabra al cuerpo. Un poeta no se pregunta por el significado de las palabras, no le es relevante. Lo que quiere saber es qué carnifican más allá de sus abstractas apariencias. Un gran abrazo!! (ah...y sí, Galeano es altamente recomendable...muy bello desde el margen)

Roberto dijo...

Después de acabar el comentario anterior, pensé que los textos no debían esperar. Aquí les envío un par (cortitos) de regalo como gratitud a sus palabras. Para iluminar esta cita a ciegas que es leernos:

MI PATRIA SE FUE CON OTRA

Mi patria se fue con otra
y aún sueño lo inevitable,
la noche murmura y no escuchamos.

Anoche un perfume abrió los ojos de la noche

¿Tu lengua?

Mi patria se fue con otra...

¿Tú te quedaste?

------
AÚN TE ESPERO

¿Cuántos dientes tiene una sonrisa?
¿Qué color limpia el llanto?
¿Romperán tus ojos en el espejo?
¿Porqué se enfrían los labios de la tarde?
¿De quién es la mano con otra mano?

Te esperé, corazón de uva,
como una loca dejé mi patria tirada en la estación
y mis pies
y mi pan con gusto a hierro.

Abrazos!!

Roberto

Viktor Gómez dijo...

Roberto:

Corregí la falta. Con el último verso es el sentir presentido de la vida más ahondado en esa mistérica antesala de la creación, de la música cósmica o personal en la que se fragua la existencia sonorosa, el movimiento.

Es un gran poema. De donde lo copié estaba correcto, fue un error de traslación.

Retengo los animales inclasificables que son los versos, que es el silencio de antes y ahora.
Y confío en que mi aminalidad sea con ellos en la libérrima soledad de algunas noches espaciadora de mi desconocimiento y sanadora del dolor de no saber para qué tanto y todo de esto que llamamos ir muriendo.

Un abrazo

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Roberto:

Con tu permiso publicaré esos dos poemas que envías.

Muchas gracias, de corazón, por contribuir por estos lares a la comunicación poética del ser entre.


Viktor