jueves, 17 de abril de 2008

ANIBAL NUÑEZ: HIMNO DEL DESOLADO

-----
--
--
---

Himno del desolado

Qué hacer para mostrarse solidario
de la ruina. Arruinarse. No es astuta
la hiedra que derrumba; el viento menos
que echa tejas abajo. El atributo
de la desolación florece, crece:
vida sin colorín que sustituya
donde vida no habrá. Se poda el canto
no para su esplendor, para el embuste
mandado a suplantar. Nazca el asombro
donde no -es invisible la mano, la sonrisa
es norma- quedan brotes de otra especie.

------



Como la hiedra crezca terco el asombro
y, si abatido, más; hasta un abismo
-de qué hablar a los cómplices- de fértiles,
inútiles lianas: que así la ruina, al menos,
se aniquile dejando a la victoria
el campo libre para sus batallas,
pues nosotros -se suman otras voces-
llegados a este punto hemos tomado
la ilustre decisión de naufragar.




--

----

-----


Para leer de Anibal Nuñez, pasad por Isla Kokotero:








8 comentarios:

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Aníbal Núñez es sencillamente indispensable como el aire en esta nueva era. Gracias Viktor por acercarlo hasta nosotros.

Viktor Gómez dijo...

Totalmente de acuerdo. Los 3 últimos versos, si yo fuera hombre, hombre de palabras, de palabras de honor, los haría míos con mi sangre, mis labios y mis manos.

Un beset, poeta.


Tu Viktor

Danhir Salomón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Danhir Salomón dijo...

¡Aníbal Núñez... qué poeta!

Me hizo recordar unos comentarios que surgieron a partir de una frase de M. Gandhi, “La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutar la libertad”...

Un querido amigo, Tino Cassi, respondiendo a unos comentarios en su Blog, respondió algo muy hermoso y digno de reproducir:

“De pronto,me imagino,a miles de soldados despertando de una hipnosis estúpida y abandonando una guerra aun mas estúpida, de regreso a sus casas, sin órdenes intermedias, sólo con el poder de su decisión...
Destruir la verdadera libertad nunca significará alcanzarla.”

Al leer el poema de Aníbal, no pude evitar recordar estas palabras, Viktor.

¡Saludos fraternos!

:)

Viktor Gómez dijo...

Danhir:

Mucho bueno reune Anibal. En él te redescubro, junto a una hecatombe de poetas fraternos y naufragos, como Tino Cassi, Marcos Canteli, Antonio Méndez Rubio, Eduardo Milan, entre otros.

Y eso me da una euforia fría como un despertar en el invierno, con la luz suficiente para ver horizonte, para ver.

Un abrazo grande,

Tu Viktor

Luciérnaga dijo...

Creo que la poesía debería de ir acompañada por señales de peligo, o por lo menos, carteles de advertencia:

"Atención, consumir poesía perjudica seriamente la salud."

Soy naúfraga con todas las letras. Y jode.

Un beso enorme Víktor, no olvides que te amo mucho.

sandra rubio dijo...

que decir?
que su blog siempre me despieta los sentidos.
Un abrazo enorme.

Viktor Gómez dijo...

LU:

Llegados a este punto, cada poema es un abordaje y cada noche un naufragio en el mar de las letras.

Pero más acá, en el cotidiano quehacer, en la amistad y en el anonimato, en la fábrica y en el parque, entre las calles y junto al río, somos ferozmente enfrentados a otros abordajes que de lo íntimo a lo comunitario van saqueando el presente. Es de ese pillaje, robo, incendio y ruinas de lo había, es de esa guerra en la no-guerra, de ese combate con el enemigo del que salimos huérfanos aún, si no muertos, si no errados.

La poesía documenta en cantos estas escaramuzas, estos conatos, estos amores rebeldes y esas temibles fuerzas que nos asedian.

Y si, hay que elegir, entre naufragar o seguir bien instalado en la nave del hoy hacia el porvenir.



Un beset

Viktor