lunes, 14 de abril de 2008

TOMAS SEGOVIA: una generosa limpidez

Leo en Letras Libres este poema de Tomás Segovia y no puedo resistirme.
Pensamiento, que excéntrico eres, palabra dada, resuelta en poema. Movimiento y tanta luz tras luz, casi rozando la ingenuidad por su otro extremo: el poeta es un niño haciendo equilibrios en el límite de las edades. Sin vértigo y sin euforia. Y es verdad su sensible extrañeza, en la diáfana hora, deslumbrador juego: descubrir la lentitud que ve aún lo imposible.
Y casi lo toca.



Víktor Gómez

-----


Tanto equipaje inútil que hemos abandonado
Y todavía hoy no se desdice el tiempo
La infancia es fría y limpia y en sus horas extáticas
Relucía en lo alto
Glacial y deslumbrante la promesa
Hoy sigue viva y fría
Y no entregada nunca mas nunca desmentida
Y hoy sigue siendo mi cordial tarea
No querer descansar en el reproche
Nunca llamarme a engaño
Saber que en la promesa es siempre
La verdad misma la que habla
Y afirmar que no es nunca la promesa quien miente. ~



Tomás Segovia
abril, 2008
Letras Libres

2 comentarios:

A.Querejeta dijo...

Tanto equipaje inútil que hemos abandonado
y que hoy nos mira
desde el pasado
esperando quizás una palabra de perdón
o de nostalgia.

Machado olvidó en la cuneta sus escritos cuando cruzaba a Francia.
Por ejemplo.


El primer verso ofrece un poema sobresaliente lleno de voz y aliento, jugnado con el tiempo, con los tiempos.

Un saludo Viktor!

Viktor Gómez dijo...

A. QUEREJETA:

Compa, qué buena tu lectura y su huella.

Coincido contigo, concurro y celebro poder oír
a Tomás Segovia en tus labios, en los míos y en la memoria donde resuena su voz y su cadencia.

Un abrazote

Viktor