domingo, 8 de junio de 2008

ANA PEREZ CAÑAMARES: Palabras muy concretas

La violencia no es revolucionaria, dijo Marcos Ana en Valencia, este año. Pero si un querer en la permanencia leal y arriesgada de darse y compartir sin resistencia, sin reservas, sin trampas, sin usura o manipulación. Es revolucionario el cariño que crece con los años y contra la erosión del roce. Antes que hacer llaga, llega a unir de tal manera que desde dos libertades se está juntos por vocación de una felidad comunicativa, dialógica, en el placer del otro, en la prueba de ser uno en la medida que concilia lo ajeno a su deseo de equilibrio, conocimiento y logro vital. ¿Qué que estoy diciendo?. Quizá poco. Leed este poema de Ana a Manuel. Y morded el labio hasta enrojecerlo. Qué verdad. Ese sentir no presentido, que se inaugura sin subordinación a los directorios contemporáneos, a la telenovelística educación sentimental, a lo ya sentido que nos inculcan desde lo impersonal una cultura del placer egocéntrico y el utilitarismo sentimental. Hay poetas, hay poemas, que sí. Si son originarios de amor. Antes que originales, su valor y permanencia, su altura les viene por el lugar desde el que nacen y desde el que hablan. Son originarios de lo suficiente. Así lo leo y aprendo y agradezco en estos dos poetas de la fiabilidad y coherencia.

Víktor Gómez



2006, imagen del día nupcial, friends & lovers

---

(en el cumpleaños de Manuel)


---

Necesitaba conocer a alguien
y, a pesar de conocerlo, amarlo.
Que el amor no fuera pantalla, venda
sino colchón, techo, agua fría en la cara.
Droga del día después.
Palabras muy concretas:
¿qué te apetece comer mañana?

Ana Pérez Cañamares

4 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Muchas gracias, Víktor, por recoger el poema y por tus palabras. Como siempre,creo que tú ves más allá.
(Por cierto, la foto es del día de nuestra boda, justo ahora hace dos años. Me resulta emocionante verla aquí)
Un besote

Ana

Viktor Gómez dijo...

Ana:

Pero qué guapetones y resalaos estabais ese día. Ese día quiere
ser el día otro, un enlace permanente, un lugar que no una fecha. Vuestro día es el lugar al que hay que retornar cuando las cosas se ponen difíciles. Lugar que vuestros ojos defienden con la ternura y coraje que tanto me dan.

Jana y yo nos casamos en marzo del 93, un ventoso día 6. Y unos años antes, un 7 de marzo del 88 nos comprometimos lealtad entre las lealtades, amistad eterna, amor en movimiento, singladura y complicidad. Y ahí estamos. En movimiento. Y cuando hay turbulencias externas o internas o indefinibles, cuando tiemblan los vasos, volvemos al lugar común, al punto de encuentro, de partida, de sentido. Aquel 6 de marzo que es también siete de marzo.

Bueno, que el lunes nos empuja, ¡¡enhorabuena, novensanos!!
Ya lo mojaremos en Madrid cuando se pueda.

Besetes

Viktor

gsus dijo...

coñio jodel
la cuasistica a veces hace poemas
con sentido.

el 4 pasado mi ella y yo hicimos 6 años oficiales de los 13 que llevamos juntos...

pero mi triste cabeza
se olvidó de día tan señalado.

bsos para todos y felicidades

Viktor Gómez dijo...

GSUS:

jajaja... eres un crack, compa.

En fin, lo de rabos de pasas era el remedio de la agüelica pa la desmemoria.

En tu caso, mejor os vais tu chica y tu a cenar y... lo que se tercie.

Un abrazote

Viktor