martes, 3 de junio de 2008

Confesiones de un blogger

------
-----


-------

Está de moda premiar blogs. Y consolidar redes sociales. Aupar para ser también re-conocido en el gesto y en su dádiva. Estamos en la sociedad del reconocimiento. Tanto re me preocupa, más aún dada mi escasa cultura musical.

¿Por qué tengo un blog?

En principio para dejar huellas de mis asombros como lector y de mis búsquedas como poeta. Miro al mundo a través de los mundos que un poeta, filósofo, historiador, humanista crea. Y re-creo, ahora sí, en mi manera de re-formular sus textos y avances, posibles caminos o desiertos desde los que interrogarse por los conflictos y misterios del presente, el mundo y la vida íntima.

¿Por qué tengo relacionados blogs?

Sinceramente, por dos motivos. Para poder seguirles y para que me lean los artículos de otros. También mis textos, pero menos.

No creo que la producción poética sea un ejercicio a validar en la red. La propia, digo. Yo llevo tiempo escribiendo y leyendo en la red. Y es por necesidad autoimpuesta. Y desde una óptica desvergonzada de intercambio, en muchas ocasiones. Legítima, si. Terapéutica, a veces. Pero dudo que en mi caso me haya ayudado con mi dificultad de escribidor. Lo que me aporta el blog son relaciones personales virtuales. Y buenas lecturas. También una inversión en tiempo que no se si justifica esos buenos ratos. Y mucha moralla.

Gracias a Arturo Borra y Laura Giordani he leído a poetas que desconocía. Igual me pasa con el blog de Ana Pérez Cañamares, Javier Gil o Nuria Ruiz o Danhir. Siguiendo con ejemplos, encuentro muy interesante la labor divulgativa y de conciencia de Carla Badillo, Eloísa Otero, La Palabra Itinerante o el colectivo Addison de Witt. No puedo dejar de asombrarme y disfrutar con la plasticidad y belleza de lo que nos muestra Ana Mª Espinosa o del ingenio de Julio Obeso. Son todos y otros muchos que no nombro y adoro (Lu Bosca, Gari, Jesús GE, Pedro Montealegre, Marcos Canteli, Fran Garcia, Alicia Martinez, Miriam, Sandra Rubio, Sopa de Poetes, Mark, Maika, Etc., Etc.,) unos amigos digitales o de hueso, carne y distancia con los que mantengo un vivo contacto.

¿Por qué conviene descubrir la lentitud?

Estar en multiples sitios a la vez es un sueño antiguo: don de ubicuidad. E internet casi lo consigue. Pero tiene, como toda ganancia, su contrapartida. La velocidad y dispersión. La ceguera y el flojeo.

Para un poeta la lentitud es una casa desde donde la escritura Es. Y la soledad, esa República anticontemporánea, es el cómo. Desde la soledad y sin premios, aplausos, reconocimientos ni repeticiones o replicas. Así, en esa precariedad, el poeta y el poema acuerdan sobre papel su voluntad de existir.

Mis primeras lecturas del día son los blogs que os comentaba y otros. Pero cada día a ritmo más lento.

Estoy volviendo a los libros de los muertos. Esos poetas que ya no están con nosotros de cuerpo presente pero cuya voz crece y crece y nos lleva (Holan, Vallejo, Dalton, Gloria Fuertes, Lautremont, Celan, Pizarnik...). Y también algún libro de poetas vivos (NO sé renunciar a Eduardo Milán, Mendez Rubio, Gamoneda...). Y vuelvo sin dejar del todo este Nuevo Mundo.

¿Por qué decir esto?

Leer es lo importante.
Amar es lo suficiente.
Vivir el lugar y la hora.

Escribir vendrá si estas tres fuerzas confluyen, se mezclan y reodenan. Y el poema será tras el trabajo de la tachadura y la distancia, del retorno, la corrección y el ajuste.

Mientras acabo estas líneas, veo dos libros que se vienen conmigo a la cama, a las últimas lecturas de la jornada. Que si empiezo con blogs como decía antes, sobre las 7 hasta las 10 de la mañana. Pasadas las 23:00 H y hasta las 2 de la madrugada el papel gana y me vence. En esta ocasión en manos me pongo de "PARA UN TIEMPO HERIDO" de Enrique Falcón y para suavizar el aterrizaje "LA DESTRUCCION DE LA FORMA" de Mendez Rubio. Eso no quita que entre medias lea algún poema como éste:

----

Como la fruta se deshace en gozo,
Como en delicia cámbiase su ausencia
En una boca do su forma muere,
Aspiro aquí a mi futura humareda,
Y el cielo canta al alma consumida
El cambio de las costas en rumor.


---
Paul Valery traducido por Anibal Nuñez.


Buenas noches, compañeros de blogs, cafés, tertulias y talleres,

Vuestro Víktor

20 comentarios:

Jesús Ge dijo...

Sinceras confesiones con las que, ya lo sabes, me identifico.

No tengo tanto tiempo como tú, ni tantos enlaces, ni tantos amigos (virtuales y de los otros), pero lo que sí sé es que, como dices, me permite contactar con otras poesías, con otras realidades poéticas y opiniones diversas (aunque últimamente pienso que en los comentarios de los blogs somos demasiados radicales: o lo ponemos a parir y lo insultamos o somos condescendientes diciendo lo bonito que es todo).

Lo de la lentitud lo suscribo.

Díle a Lu que tenga paciencia con mis anti-haikus, ya llegará el momento.

Besos y abrazos.

Y gracias por ser canal, caudal y vía.

Mark dijo...

dios eres
un dios


de la lectura


:-)

Álvaro Ancona dijo...

Viktor:

soy un miembro de tu club de blogeros. Se te extraña, amigo.

Álvaro

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

"Leer es lo importante.
Amar es lo suficiente.
Vivir el lugar y la hora."...lo comparto, y llevo este eco hasta mi cama, porque voy a dormir, y seguro soñaré que entro a "la casa de las bellas durmientes" porque acabé de releer a kabawata, en papel, porque es en el papel donde lo concibo a él... lento, antiguo, nostálgico. Pero si algo he de agradecer toda esta parodia del internet es poder compartir esto con alguien que está en algún punto llamado valencia, y que seguro sonreirá mañana cuando despierte 7 horas más temprano que yo...y vea que alguien, en algún punto llamado quito, se acordó de él.

Gracias Viktor, por ser y estar.

Viktor Gómez dijo...

Jesús:

Es la gestión del tiempo y la ordenación de prioridades una disciplina indispensable en esta sociedad de la saturación. Yo soy un blogger caótico, un lector irregular. Pero buenos amigos me decís cómo se batalla contra las prisas, cómo buscais tiempos para reequilibrarse, pensar o escribir en soledad. El vértigo de internet permite y resta, conecta y obstruye. Así saber nadar y guardar la ropa es cuestión de disciplina. Saber por qué y para qué invertir energías y tiempo en la red, en compartir e incidir (aunque sea mínimamente) en ese complejo y espeso océano cibernético. Y cómo. El cómo es dónde estoy ahora.

Ya le diré a Lu que sea paz-(i)ente con los anti-haikus. Aunque si vas está tarde por Primado se lo puedes decir tú. Y de paso te veo, que tengo muchas ganas.

Un abrazote

Víktor

Elisa dijo...

Hola Víktor, pues los interminables caminos de la red, a veces son cortos a los ojos, y permite este medio encontrarse, o re-encontrarse con algunos poetas con los que se compartió espacio. Me ha hecho ilusión descubrir tu blog. Si no te importa te enlazaré al mío, así no te pierdo la pista de nuevo, jeje.

Un abrazo.

Elisa Berna Martínez

Ana Espinosa dijo...

Qué bueno.
Somos todos en la travesía
a un tiempo
Todas las rutas son necesarias
vamos cumpliendo etapas
y acumulando experiencia
Nos dirigimos a algún lugar
no definido.

Buen día, ahora, aquí
en la no distancia única
de esta pantalla amiga.

Viktor Gómez dijo...

Mark:

Un tercio de lo que tú lees y sabes ya me sabría a suficiente.

Un abrazote,

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Alvaro:

Eres muy generoso. Ahora toca ralentizar. En cierta medida ajustar tiempos y presencia en la red para beneficiar otros tiempos y recuperar la soledad que toda lectura requiere, especialmente la de la vida.

Pero por la cuenta que me trae seguiré blogeando, compartiendo, buscando y leyéndoos.

Un abrazo grande

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Carla:

Dichosa la hora que descubrí tu blog y pude cruzar palabras con vos. Es todo un honor y un gustazo para mi.

Y además me abres los ojos a lo no evidente, a lo posible e invisible, a lo necesario.

Un beset

Viktor

Julio Obeso González dijo...

Compi:
Este es un escrito,un manifiesto que a modo de juramento Hipocrático deberían firmar quienes, desde la lealtad al ser humano, prometan ser tejedores de redes personales o belleza activa. Es un sentimiento caudal que avanza y crece, se ensancha a medida que viaja y ya al fin, por ser un río de todas aguas, podrá elegir miles de deltas, cuándo remansar o precipitarse en rápidos. Tengo la sensación de que tus motivaciones son los links y no las propias páginas, el recorrido y no el destino, eso te hace navegante. Aunque pareciera por tu voracidad que estás al límite del riesgo, yo sé, compi del alma compi, que sólo la lentitud descifra los mensajes del agua.
Continuamos. Un abrazo online.
Julio

Viktor Gómez dijo...

Carla:

Cuando leí tu entrada sentí gozo y complicidad.

Porque hay mucho que leer y compartir que nos ayude a ver el mundo, a resistir y pensar, porque otros vienen queriendo saber tomar partido. Por estas cosas y además por tí (personalmente y cómo símbolo de una manera de morar en nuestro Siglo) seguimos y seguiremos. Seguimos y os seguiremos.

Un beset

Tu Víktor

Viktor Gómez dijo...

Elisa:

me alegras al visitar este lugar común

espero ir siguiendote

advertí el otro día en tu blg
que mantienes la fuerza

y que sigue siendo el hecho amoroso en todas sus tensión, cuitas y fuegos asunto capital de tu escribir

un beset y nos vamos leyendo, compa

Tu Víktor

Viktor Gómez dijo...

Ana:

Gracias a este medio leemos y compartimos hallazgos. Apuramos la amistad. Convertimos el agua en vino y la distancia en fiesta.

Y sumamos, con determinación y coraje, redes solidarias, redes que interpelan al poder y al contrapoder, redes que pescan PCs para una cena que recrea y enamora (Juan de la Cruz)

Un beset

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Julius:

Te quiero, mio Julio.

Sabes, con lo suficiente hemos tejido una malla de afecto y comprensión, que en la batalla del tiempo y la destrucción nos salva del olvido y las lanzas del enemigo.

Ganas de verte, ya pronto,

Un abrazote

Tu Víktor

Alicia Martínez dijo...

Víktor: No podría yo, que bloguear forma parte de mi jornada laboral, haber alertado con pluma tan certera de los peligros de la red. Padezco los males, físicos y mentales, de un compulsivo viaje diario por la trampa de la araña. Y... pierdo, demasiadas veces, la perspectiva,... pierdo, en ocasiones voluntariamente, en otras sin apenas percepción, la identidad de quien no sabe ya en qué puerto recalar porque de todos extrae sabias enseñanzas y experiencias emocionales inéditas. Mi descanso, cuando navego implacable, es encontrarte... parar, pensar, leer, respirar el aire claro de tus páginas y las de tu red de amigos (Me salto el almuerzo para hacerlo). Sólo así acabo por comprender que vale la pena,... que las palabras existen más allá del formato, que las relaciones, la amistad, la tertulia puede materializarse en la distancia. Un blog, una bitácoras, fue, en su inicio y concepción, precisamente eso... un cuaderno de ruta personal, las huellas que vamos dejando para seguir y que nos sigan, es el compartir sin dejarse nada en el tintero. Hay que aprovechar ese recurso... sin caer en la trampa de hacer del medio el mensaje. Sin caer en la trampa de la araña. No puede haber cuaderno de ruta, sin ruta... y la ruta es vital, externa a la red, ajena a sus movimientos, es física. La ruta está en la lectura real, reflexionada y descansada (imposible en los blogs donde más que navegar con las alas al viento, saltamos libando de flor en flor, rápido para llegar a todos)... la ruta está en la conversación real, cervezeando o en el parque, o compartiendo el pan y el vino, ... y, por último, la ruta está en la amistad, en la familia, en la vida. Sé de muchos bloggers que han tenido que dejarlo porque acabaron abducidos por la araña. No tardará en existir un centro de desintoxicación o algo así. En nuestras manos está convertir estos ratos de conversación en una experiencia física, y no virtual. En la red no se lee, se descubre, se encuentran las referencias que luego profundizaremos en casa, bajo un árbol, en una terraza de bar,... Yo, cuando me topo con un artículo, un cuento largo, algo que necesite de lectura reposada,... suelo imprimirlo para llevármelo a casa. Obvia decir que tengo un buen montón esperándome cada noche y que el reciclaje de papel en mi oficina va viento en popa. Dejemos la ampliación de este interesante debate para cuando nos veamos y cervezeemos juntos. Un abrazo de tu Alicia.

Viktor Gómez dijo...

"Hay que aprovechar ese recurso... sin caer en la trampa de hacer del medio el mensaje. Sin caer en la trampa de la araña. No puede haber cuaderno de ruta, sin ruta... y la ruta es vital, externa a la red, ajena a sus movimientos, es física. La ruta está en la lectura real, reflexionada y descansada (imposible en los blogs donde más que navegar con las alas al viento, saltamos libando de flor en flor, rápido para llegar a todos)... la ruta está en la conversación real, cervezeando o en el parque, o compartiendo el pan y el vino, ... y, por último, la ruta está en la amistad, en la familia, en la vida."


Ali:

Esta dicho lo esencial. Concluimos que es una buena herramienta y un medio no despreciable. Pero el fin, la finalidad, siempre es mejorar lo humano. Lo humano en nuestro interior, la singularidad que somos, fragmentaria y también lo humano exterior, la social red física, de personas con las que convivimos o no, con las que concordamos o no.

Aprender a convivir y a vivirse. A eso estamos. Nos hemos subido en el mismo barco. Nos llevan aguas revueltas y sabemos que naufragar, cuando es una opción ética, es un logro, cuándo es un accidente por imprudencia o exceso de apegos y miserias, de soberbias, vanidades o desquicies es un penar.

Ah, por último, para recuperar el boomerang que lancé con estas confesiones. Conste que si yo entrara, que no voy a entrar, en premiar blogs con el diamante ese, estaría el tuyo, inexcusablemente, el de ILUSIONES PERDIDAS con su complementario NINIVEPERDIDA ya que son de lo que he visto en dos años de lo más auténtico y en términos de utilidad de lo que mejor me va en en afán imposible, utópico y no negociable de construir un mundo mejor (aunque ese mundo se limite a mi persona, en última instancia y siguiendo la idea del hombre como microuniverso, que tan bien defendiera el profesor Francisco Rico).

Un beso más grande que La Muralla China.

Tu Viktor

p.d.: graaaaaaacias.

Camilo dijo...

Brindo por ello. Y por seguir descubriendo Espacios como éste.
Saludos.

Viktor Gómez dijo...

CAMILO: VISITADO ASI
AGRADEZCO TU BONHOMIA.

Viktor Gómez dijo...

CAMILO:

He visto tus blogs y me sorprendió ese decir en seis palabras. Tiene miga.

Gracias, de nuevo, por la visita.

Un abrazote

Viktor