martes, 17 de junio de 2008

RAFAEL SARAVIA: Lo epistolar y la calma en lo desprovisto de esencias

----
----

Rafael Saravia, poeta leonés, presentó hoy su poemario "Desprovisto de esencias" y es desde la imprecisión de las intuiciones y una observación efímera que me pareció un poeta serenamente apasionado, cabal hasta rozar el vértice de lo abisal, intimista y cordial, cercano, sencillo e irreductible en pinceladas cortas y gruesas. Elena Escribano (coordinadora del Taller de Poesía Polimnia 222, poeta y lectora intensísima) apuntó orientaciones para ese diálogo poético con libros y personajes históricos, sin desmigar el pan, abríó por el costado ese manjar singular.
Y con ese manjar de palabras antiguas y nuevas, Rafael nos acompañó por un poemario de referencias y juegos entrelazados.
"Desprovisto de esencias" nos propone un itinerario no lineal, quizá más bien un caminar por trochas que se entrecruzan en un bosque siempre inacabado, que guarda su mejor tesoro para el retorno, para la relectura.
Raíz existencialista y vuelo en el amor que tensan al ser y permiten en cartas ligeras y a medialuz, entrever quienes son los muchos que habitan el decir preciso y sobrio, hermoso y contundente, provocador y nada convencional del "yo" poético en su coral correspondencia.

El poemario no se lee de una o dos veces. No llega, atraviesa. No sabe, presiente y cuenta, desde una madurez intuitiva, aquello que no podremos evitar, aquello desde lo que hemos ido avanzando, más deprisa y por buen camino. Y deja la mejor parte al lector. Es respetuoso y mejora en la morosa lectura del solitario. Un respirar contra la tristeza y la desesperanza, respirar hondo, nos hermana con las palabras que liberan y sonrien en una complicidad amorosa con lo suficiente.

Invito a que en el verano que se nos avecina se regalen un encuentro con estos amigos imposibles y veraces, Kannafani, Sancho Panza, San Mäel, Gagarin o Bergson. Se sorprenderan de lo que tienen que decirles, casi en un susurro de otra música y el libre (con)sentir.


Víktor Gómez






Poética



Generar conciencia... o por lo menos no olvidar la propia, ese es el camino de la poesía; si bien no entiendo la confrontación entre estetas y concienciados, veo un oprobio desvincular el poema del poeta, y el poeta del mundo que revierte su ración de sueño y realidad. Coincido con Groh en definir (si acaso se puede) no la poesía, sino “mi” poesía como la capacidad de observación y de descubrimiento de cualquier cosa. Man Ray dijo en su día que hay cinco minutos memorables en cada película, hay que saberlos encontrar; ahí ando, buscando los cinco minutos de cada día.


Rafael Saravia

(extractado de las afinidades selectivas)









Carta de R. Bergson a Selène Soresnal


----
-------- Te abrías en el cielo
a modo de puntual herida;
supurabas antílopes blancos
y lucías... siempre lucías.















-------------- Escuchen:
-------Por cuanto no acierto a expresar y padezco,
hago de mi atadura un lastre,
y de vuestra ignorancia,
mi culpa sometida a penitencia











Para leer más, tres bloggers muy veraces, documentados y generosos dicen:

6 comentarios:

kebrantaversos dijo...

¿has estado con Rafael?
habermelo comentado VIKTOR
y le mandabas un saludo
es amiguete
un abrazo fuerte para ti también
EL KEBRAN

Nocturna dijo...

Viktor:

Llevo muuuucho tiempo sin pasar por aquí, ando complicada con los tiempos y todas las actividades, casi no logran ensamblarse.
Me debo un descanso largo para leerte tranquila y con mayor placer.

Me gustó mucho la delicada poesía de Rafael Saravia.

"Ahí ando, buscando los cinco minutos de cada día"...

¡Qué palabras!

Besos

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias Viktor,

has trabajado más de lo que me merezco. Me traigo a mis tierras todo el calor y el placer con el que me habeis arropado. Gracias por ser tan leales, reales, magníficos. Todo un honor estar aquí presente.
Rafael

Viktor Gómez dijo...

Kebran:

hermano, si, estuvo y nos ganó el sereno, afable y esplendido poeta leonés. Su sangre malagueña y su frente límpida mesetaria equilibran un ser de palabras que no quisieramos perder de vista, alcance y corazón.

Gracias por tu saludo, compa.

Cuidate y ojalá nos veamos pronto.

Tu Viktor

Viktor Gómez dijo...

Dhanir:

Querida amiga, tu retorno y abrazo queda como "luz de tormenta" que alza justa claridad en los campos anochecidos.

Gracias por tu siempre celebrada presencia y ánimos. Tu lectura suma.

Espero venga el verano bueno para los tuyos y para tí.

besetes

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Rafa:

Diste una humanísima lección de vida y palabra en su quicio.

Fue revelador ese breve tiempo compartido y escucharte recitar y ver con cuanta generosidad, atención, curiosidad y humilde apertura nos regalaste tu ser, ser de palabras.

Ya iremos conversando.

Esta es tu casa, ya sabes.

Tu Víktor