martes, 22 de julio de 2008

HAMBRE

"La muerte por hambre de cualquier niño no es una fatalidad, es un asesinato. Y el futuro es siniestro".
Jean Ziegler








Hoy, rigurosamente hoy, ha nacido un nuevo muerto.
Ha nacido un nuevo niño en la calle.
La calle será su escuela, su universidad, su casa.
El asfalto su morada.
Y la sociedad urbana
le irá formando en secreto y el suburbio le hará cama
y será larga. Y el arrabal le hará diestro de la lata
y del solar, mentiroso, chamullante, maestro de la misería
descuidero, estafador, embaucador, anarquista
o quien sabe... quien sabe, quien sabe
si quizá antes de morir
o matarse podrá del hambre vengarse
para ser puente o ser morada
o reventar tristemente en una asquerosa arcada,
con perdón, para ser simplemente, historia de una canción...

- Puede ser, que una vez, llegue a él,
la salvación, mi salvación.
¿Quién sabrá, quién podrá devolverle
la libertad, mi libertad?

(.../...)

6 comentarios:

Cucaracha homicida dijo...

Imprescindible siempre tener muy en cuenta que tras nuestros pasos van sonando portazos.

Algo (muchos algos, quizás) no va demasiado bien.


Por no dejar que se enfrie la memoria, gracias Víktor.

Viktor Gómez dijo...

Gari, a ver si este curso que viene me dejo de miedos y de verdad me pongo a hacer lo que toca y a mojarme en donde hace falta.

Gracias por tu complicidad. Es más de lo que tú puedas pensar.

Víctor

Ana Espinosa dijo...

"Oh, amada esperanza" como dice Pavese.
Ojalá sirva, llegue, salven, sanen algo las palabras. Ellas construyen mundos y queremos mundos sin injusticias.

Viktor Gómez dijo...

Ana: La esperanza es alimentada por manos y utopías, de las que somos humildes obreros, o no somos.

Un beset,

Vic

Nocturna dijo...

Viktor...

¿Qué clase de mundo les legamos a los niños?
¡Ojalá sea como el Blog que construyes con amor!

Tenemos tantas deudas con ellos, que verlos en extrema pobreza, debería avergonzarnos.

Pensar en un mundo con mayor "humanidad" no es utópico.
La posibilidad de un mundo diferente es como una semilla que deberá crear nuevas leyes (que por supuesto, los políticos tardarían demasiados siglos en comprender), para un mundo nuevo.

Hay muchas cosas que debemos modificar, pero el cambio principal deberá germinar en cada conciencia.


¡Un abrazo inmenso!

Viktor Gómez dijo...

Danhir:

Eso es. Si. Y de esa arboleda que crezca en la germinación de las conciencias habrá de oxigenarse el hombre futurible. Quiera que sea lo justo el orden de esa fronda.

Tu Vik