lunes, 11 de agosto de 2008

ANTONIO MENDEZ RUBIO: un poema de TODO EN EL AIRE

----

Para aproximarse a éste poeta extremeño afincado en Valencia, ensayista, lector crítico y profesor de comunicación audiovisual ver AQUI y AQUI





----


LA ILUSION


---

Hoy puede ser mañana: la miseria no arrasa lo que muere.
Las manos son un surco en ese alzarse.
Con ritmo en libertad repiquetea el granizo
en la parte exterior de las persianas. La fe
nos devuelve el temblor de lo imposible.


-----


Antonio Méndez Rubio

"Todo en el aire"
Poesía 1995-2005
Editorial Regional de Extremadura


----
AFINIDADES INVOLUNTARIAS:
Leí esta mañana en uno de los mejores blogs de poesía y pensamiento "Dando la voz" de Marcos Cantelí, una entrada en la que dialogan Edmon Jabès y Miguel Suarez, que entreveo a la luz del poema de Mendez Rubio, oportuno sugerir que leáis AQUI. Para una errancia entre el habla, los silencios, la fe, el ser.
V.G.

2 comentarios:

Rattenfäringen dijo...

Grandes Antonio Méndez Rubio y Quique Falcón... por ahí se desliza el futuro de la poesía y no por los Marzales y los Gallegos, que representan el pasado (en mi opinión).

salud.

Viktor Gómez dijo...

QUERIDO RATTEN:

Para mi, lento lector, Enrique Falcón, Antonio Méndez Rubio, son sin duda una fuente a la que me acerco a diario. Son un presente que llegó a ser pese a la difícil permanencia de los que no se someten ni se traicionan por estar dentro del canon, la cultura masiva, el clan dominante. El hecho de que sean presente quizá obedezca a la autenticidad de sus arriesgadas apuestas, el valor sólido de su formación humanística, la calidad de sus estéticas (no limitadas en el reconocimiento externo sino en el conocimiento interiorizado y en constante revisión y autocrítica) y su permanente diálogo con lo real, la acción y las lecturas que liberan.

Pero esto es solo mi opinión. Como lector me siento afortunado de poder ser interpelado por sus poemarios y sus textos políticos.

Gracias por tu visita, que me saca de un rutinario día de agosto en la oficina.

Cuidate bueno,

Viktor