jueves, 18 de septiembre de 2008

ANIBAL NUÑEZ: Arte Poética

------


Anibal Núñez comienza así su poemario Cuarzo:
ARTE POETICA

-----

Comenzar: las palabras deslícense. No hay nada
que decir. El sol dora utensilios y fauces.
No es culpable el escriba ni le exalta
gesta o devastación, ni la fortuna
derramó sobre él miel o ceguera.
Escribe al otro lado del exiguo gorjeo,
a mano. Busca en torno (frutas, lápices) tema
para seguir. ---- Y sigue -- -sabe bien que no puede-
haciendo simulacro de afición y coherencia:
la escritura parece (paralela, enlazada)
algo. Un final perdido lo reclama
a medias. Fulge el broche de oro en su cerebro,
desplaza al sol extinto,
toma forma -el escriba cierra los ojos- de
(un moscardón contra el cristal) esquila.

Un rebaño invisible y su tañido escoje
entre símbolos varios el silencio; e invoca:
"Mi palabra no manche intervalos de ramas
y de plumas; no suene." Terminar el poema.

----

Anibal Núñez
Cuarzo
Ed. Entregas de la aventura, 1981

6 comentarios:

Nuria dijo...

ya te lo dije una vez, Aníbal Núñez es imprescindible para mí

Durandarte dijo...

En los últimos cincuenta años de poesía española, pocos autores tan "autoconscientes" de los mecanismos de creación, del sentido último (y primero) de su oficio.

Salud,

P.

mi despertar dijo...

Me ha encantado tu blog desde la plantilla a las letras

Viktor Gómez dijo...

Durandarte:

razón tienes, compa.
Y en mi pobre lectura, libera el peso farragoso de lo superfluo y desface los entuertos de la torturante tradición banalizadora.

Al menos, se mueve en la 'logopoeia' que Pound advertía como una de las tres maneras de escribir poesía. También en las otras dos, que ya se sabe que no actúan en exclusividad sino que predomina una sobre las otras (en este caso la idea, sobre la música y las imágenes, aunque estas últimas son un gran recurso en su poesía).

Un abrazo grande,

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Nuria:

Disculpa que aparezca esta replica después de la de Durandarte.

Compartimos por Anibal, un respeto y admiración por el poeta de la inútilidad y la contradicción. Este salmantino pudiera ser con el tiempo, como César Simon, uno de los que quedarán cenitales y dialógicos, con las venideras generaciones.

Aún te debo una especial nota de gratitud y palabra dada.

Un beset

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Que sea pues, a más, tu blog también, para cuando quieras leer, compartir, comentar.

Gracias por tu visita.

Víktor