lunes, 22 de septiembre de 2008

JOSE ANGEL VALENTE:


CRONICA, 1968


---


Las palabras se pudren.
-----
El que da una palabra da un don.
El que da un don deja vacío el aire.
El que vacía el aire coloniza la tierra.
----
Pero bajo la tierra las palabras se pudren.
Las palabras se llenan de un hipo triste de animal ahíto,
de un hipo de hipopotamo tardío,
y por mucho que brille su arco iris no traen la paz,
sino el sebáceo son del salivar chasquido
y el hilo deglutido de la muerte.
----
Las palabras se pudren, son devueltas,
como pétreo excremento,
sobre la noche de los humillados.
--
--
--

José Angel Valente
de su libro "El inocente"

2 comentarios:

Durandarte dijo...

Antes del Valente más esencial (en todos los sentidos), ya estaba el Valente más brillante. Ahí está la prueba.

Salud

P.

Viktor Gómez dijo...

Pues eso fue lo que en relecturas intuí, que no sabría decirlo más sucinta y claramente.

Gracias por la visita

Un abrazote, compa


Víktor