lunes, 6 de octubre de 2008

MIGUEL ANGEL CURIEL: FORO DE LOS BALBOS (y otros poemas)

-
--
--
De imprescindible RELECTURA.
El poema "Foro de los balbos" quizá sea el mejor poema en prosa que leí desde que abrí éste foro, allá por abril del 2007. Y al que vuelvo porque crece y mejora el paisanaje de su dactilografia, el paisaje ante mis sentidos. Trae una cierta gracia, un "don de ebriedad", de vino después de cenar y sin alborotos ni otro extravío que su luz hacia adentro.
Auna una delicadeza y suma intuición de observador intenso a la inextricable magia de una prosa en lo imaginal y en lo cotidiano, para la perfecta mezcla: Poesía.
Este puede ser un momento moroso de aprendizaje y belleza, de pulsión y revelación como escuchar música con la orquesta y el director adamados. Tiempo de "misterio y misericoridia".
Víktor Gómez
----
------------------------ Foto de Ines: pájaros en extremadura


-----

FORO DE LOS BALBOS

----


PEQUEÑO cuaderno escrito en las frías mañanas de invierno al sol. Cada hoja es un rostro que se ha borrado, más profundo entonces que un rostro presente, que un rostro hablante. Esos rostros borrados hablan como las estrellas, de alguna forma hablan a la noche. Rostros borrados que por un momento reaparecen en la oscuridad, aplena luz del día, o igual que esas guirnaldas de papel después de una fiesta. Frutos de papel que un niño subido a una escalera prende con una tea. ¿No son esos rostros un aire más invisible que el aire, un aire que, al pasar por el peine de los árboles, se convierte en agua?. Agua, imágenes de agua, imágenes transformadoras, transparentes. Todas las ideas livianas se han servido de pesados discursos; sin embargo, nada hay más antagónico a la idea de un río que esas visiones cósmicas, aéreas, angelicales o de seres voladores que pueblan nuestras miradas y visiones.
----
----
El horizonte como abismo, y esta palabra, más veces invocada que escrita, palabra en la que caemos a un camino invisible, pero terrestre, camino por el que esperamos ver llegar a alguien. ¿Corrientes de agua que van desde nosotros hasta el horizonte?. Tendríamos, si así fuera, que imaginarnos una cascada infinita, o ríos detenidos porque se les han cortado los nervios de la corriente; como a un hombre que trabaja con el hacha y necesita de sus brazos, de la tensión de sus músculos y que por azar ha sufrido una descarga eléctrica, un tajo profundo en los antebrazos; ríos en lo que todo ocurre en la otra orilla, escenificaciones espontáneas de todo lo que no es invisible. Toros y animales salen por la fronda en la oscuridad para abrevar a la luz de la noche en esa corriente de música.
--------
--------
¿No se trata más bien de un tú, un tú fuertemente arraigado, y ese tú no es acaso el ángel de cada uno?
-------
-------
Un yo fluorescente, un yo extraño para el que lo detenta.
------
------

Rostros borrados, guirnaldas ardiendo. Estas palabras están pensadas para arder en silencio, y nada se asemeja más a ellas que esos pájaros del estío que pueblan los cielos de esas pequeñas ciudades del Sur. Ciudades donde hay más pájaros que habitantes, ciudades con un gran decorado de piedra. o cornisas con nidos de barro, bocas circulares de un solo labio endurecido, y pájaros que entran y salen de esas bocas. Un coro que nunca ha cantado a no ser que la luz fuera audible, luz que no es más que una fuente de misterio y misericordia.
--------
--------
Claridad fermentada en el silencio.
-------
-------
Una luz muy concentrada e imposible de gobernar.
-----
-----
Escucho esos coros de los nidos de barro. Bocas por las que entramos en una habitación oscura donde hay una niña muerta sobre una cama de plumas negras. ¿Si se abrieran los ojos de esa niña se derramaría la niebla, la arena por los pómulos y las mejillas?
-----
-----
¿Y no son estos pensamientos más que nudos? ¿Nudos uniendo mundos demasiado dispersos?
------
-------
Cerraros bocas de los nidos de barro. No cantéis más lo inaudible.
------
-----
Coro de la muerte, coro de los ajusticiados.
------
------
No importa cómo se llame la ciudad. este poema no transmitirá más porque ahora la nombre. Una ciudad del Sur más bien pequeña; seguramente es más difícil de ejecutar un poema a la ciudad que uno de amor o una elegía sobre alguien querido. Seguramente sea un poema arduo, accidentado. Demasiados recursos se necesitan para cantarla dignamente, y las ciudades no tratan bien a las palabras, y las palabras, que como los pájaros necesitan residir en un plano aéreo, desapareciendo en los puntos donde emana luz. Palabras y pájaros chocan allí arriba y caen a la ciudad. Muy pronto se desvanecen y pronto hay que volver a decir lo mismo.
-----
-----







------
CAMA BIEN HECHA
----
-----

CAMA bien hecha.
Sobre ella se hecha la nieve;
sobre la nieve, la sombra del árbol con la que
está hecha la cama.
--------
Pero la cama es baja para mí
y el suelo alto.
----------
Gracias por la cama y el suelo.
Me sentaré en la silla y
dormiré junto a este fuego
de piñas y cáscaras.


----













Haciendo un pozo
----
----
LA luna fermentada,
el pan mordido,
el poema a la mitad...
---
----
Mientras escalan el picacho
tú haces un pozo: no encontrarás
más que agua...
---
----
Les ves pegado a la piedra.
Parecen insectos: ellos desde la pared te ven.
Pareces un animal que escarba,
-------
un animal que come insectos.
-------
-------
-------

Miguel Angel Curiel
"Por efecto de las aguas"
Adonais, Ed. Rialp
Premio San Juan de la Cruz, 2007

4 comentarios:

Adolfo González dijo...

Bueno, muy bueno.

Viktor Gómez dijo...

Si, Adolfo, es grande. Qué manera de decir...

Un abrazo,

Víktor

Mark dijo...

y a mi que me gusta este chico

sigamos vi(vi)endo

Viktor Gómez dijo...

Mark:

por 7 euros te consigue el libro Miguel, de Lib Primado. Y vale mucho más. Es una excelencia entre las ruinas de la poesía inmanente.

Un abrazote, compa.

Víktor