jueves, 16 de octubre de 2008

PEDRO MONTEALEGRE: EL HIJO DE TODOS (2006)

.------,.
René Téllez, Pintor Chileno

--
-

Luciérnagas






Aparté las luciernagas que girarían en tu boca,
rendí la noche como se eleva un rezo,
vi tus párpados tras las hojas amarillas
desprenderse, despacio, de la rama quebrada.
Y apenas escuchando el sonido del hielo
al formar estalactitas en tus comisuras heridas,
imaginé la ruta de las orugas por tus dedos.
Creí y no creí tu cardo desplumándose,
al paso de una estrella, fugaz como una avispa.
O que irías por el aire, más allá de los trigales,
teniéndome por hijo en este brote aún más allá:
por tierra espolvoréandose en la llama de un silencio.






*





Esta voz





Más hijo que mí esta voz:
tu rosa de viento presa en mi pluma.
Más hijo que Dios de su propia saliva,
el corazón de tierra en un puñado basta:
la sangre es un rojo exceso de hermosura.
Su nombre sobra para el perdón de los suicidas:
más rostros y quejas que un golpe de tinta.
Más hijos y partos que volverse al útero,
el viento esperando allí nuestro regreso.
Más áridos que lo árido de ti: de tus espinas
siempre dispuestas a absorberme el agua.

----
Pedro Montealegre
(El hijo de todos)
Ed. 4 de agosto
----
----
----
----
----
----
----
----

3 comentarios:

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola.

¡Que poemas más geniales!. "La sangre es un rojo exceso de hermosura". Son impresionantes.

Un saludo.

Viktor Gómez dijo...

Es un libro en si "peculiar". Consigue en su desarrollo, a mi modo de leer, pasar por su escritura, tocarnos con una belleza expresiva e inquietante, mordernos y a la vez susurranos, cantar y hundir en la arena o en la piel un dedo tembloroso, dedo corazón.

Somos hijos, somos a la vez huérfanos, bajo el duro signo de los tiempos aciagos, de la bruma del presente, de los desamparos físicos, afectivos, económicos e intelectuales.
El poemario de Pedro Montealegre es inesperable, en su devenir, en su firme y originaria voz, que se hace inevitablemente próxima.

Ojalá puedas conseguir un ejemplar. Está en la editorial 4 de agosto, de Logroño.

Un beset

Víktor

Lola Torres Bañuls dijo...

vOY A INTENTAR CONSEGUIRLO. Tengo tantas cosas qeu leer y tan poco tiempo.