lunes, 2 de febrero de 2009

MARIANO MARTINEZ: Interiores para el desarraigo

---
---
Recibo un regalo, sorprendente. Un poeta, una voz en caudal, cercana e íntima, colectiva y generacional, con gran limpidez expresiva, que me ha golpeado, con su seca precisión y su veracidad imprevisible, desnudándome, desenmascarando un presente, un vivir, en la herida, en el hematoma del sentido existencial, en la huella imperfecta de nuestras vidas asoladas, violentamente dirigidas a un individualismo y a un sometimiento que impiden ser, crecer, amar.

Mariano Martinez, un poeta con fuerza y lucidez, en este poemario bilingüe ha conseguido abrir un vano en los espesos muros del lirismo hegemónico, disperso y revestido de distracciones y caminos secundarios. Os recomiendo éste poemario. Abisal, callejero, íntimo, social. Poesía de no ficción que gustara decir a Riechmann.


Víktor Gómez

---

tengo frío,
pero me desnudo
----
un dolor respira
-----
camino
----
y sigue el dolor
y los cristales rotos
----
y el corazón gris
----
mirándome
con la certeza de la ceniza


Mariano Martínez
Interiores para el desarraigo



hay un niño que llora
detrás de mis palabras


grita
a todos los trenes
que pasan,
rompiendo el cielo
con las manos
llenas de polvo


en su rostro
se pierde el frío,
y en el mío,
la vida deshabitada de raíles



Mariano Martinez
Interiores para el desarraigo
---
---
Nuevamente, desde el magnífico blog
Isla Kokotero, ampliar información: Aquí

2 comentarios:

Stalker dijo...

Mariano es un animal lento pero seguro, sus huellas acaban siendo infalibles; tiene versos que cortan como cuchillos, de una delicadeza violenta, de una calma desaforada.

Pero no olvidemos a sus compañeros Pepe y Òscar, dos bicharracos de la vida, tremendos y entrañables. Los tres tienen un libro a seis manos y en el blog de Sopa de poetes está colgado el poemario "La superficie del pájaro", de Òscar.

No tienen desperdicio estos tres leones. Y todo desde la humildad, la discreción y el buen hacer. Y sin querer medrar ni llegar a ninguna parte. ¡Bravo por ellos!

Viktor Gómez dijo...

A mi me sorprendieron mucho Pepe y Mariano en Valencia. ¿dónde su vanidad o arrochante verborrea autoproclamadora?. No. No era. Mariano y Pepe estuvieron con una mesura y terneza, con sagaz y empática presencia entre nosotros, absorviendo todo lo que se respiraba vivaz, sincero, compartible. Lecturas, experiencias, ágape, poetas y poemas, ideas y dudas.

La verdad es que su no ostentación, su generosa atención, su no normalidad (cito a Belen Gopegui) descolocaron muy positivamente a Alicia Martínez(El Dorado), Miguel Morata (Lib. Primado) y a mí, entre otros.

Pero una cosa es la calidad humana y otra la poética. No nos engañemos, todo respondía a entusiastas poetambres. Craso error. Al menos Mariano, que es al que ha he leído y releído con cierta morosa revelación es poeta. Buen poeta, diría yo, sin que por ello sea opción al Cervantes. Su poesía cala, sacude, espabila, reconcilia, apunta, sugiere, remira lo que no se quiere oir, canta lo que ni ver nos atrevemos. Hay desgarro y ternura, verdad y desamparo, amor y tensa batalla.

Diría, con versos de la gran poeta ROSA LENTINI:

"¿Qué hilan entre sí los días?
Mortaja o capullo
obligan a cambiar el sentido
del camino y su noche
Miento si digo que no he aprendido
pero miento igualmente
si digo que ya sé."

Del poemario "El veneno y la piedra" en Ed. Icaria.2005

Bueno, Stalker, comparto contigo también hoy esa comunicación por las grietas que un presente opaco de muros impracticables nos posibilita por la voz de uno que sí horada, aunque sea con punzón, la dura roca que nos rodea.

Cuídate bueno,

Víktor