miércoles, 25 de noviembre de 2009

Palabras para Aminetu. Poema de Begonya Pozo

.
.
.
.
Desig de terra

Als pobles palestí i saharaui. Especialment per Aminetu Haidar, un 17 de novembre de 2009.

La terra amarada de sang
no és ja la nostra terra.

La terra que sua mort
tampoc ja no és la nostra terra.

La terra feta silenci
sota la llum estèril de la lluna,
és una altra terra.

Les criaturas ferides de por
amb els ulls tancats d’arena
no volen viure sota aquesta terra.

Les mares eixutes de destí
i els pares sense llàgrimes
desitgem una altra terra,
la mateixa terra,
la nostra terra.

(Poema inèdit de Begonya Pozo)

.
.
.
.

DESEO DE TIERRA

A los pueblos palestino y saharaui. Especialmente para Aminetu Haidar, un 17 de noviembre de 2009.

La tierra empapada de sangre
no es ya nuestra tierra.

La tierra que suda muerte
tampoco es ya nuestra tierra.

La tierra hecha silencio,
bajo la luz estéril de la luna,
es otra tierra.

Las criaturas heridas de miedo
con los ojos cerrados de arena
no quieren vivir bajo esta tierra.

Las madres resecas de destino
y los padres sin lágrimas
deseamos otra tierra,
la misma tierra,
nuestra tierra.

(versión de Antonio Méndez Rubio)

5 comentarios:

La llave de Sefarad dijo...

Me gusta este poema que revindica la tierra, una tierra no manchada de sangre, pero un tierra propia y libre.Libertad para Aminetu y que este gobierno"socialista" se manche por una sola vez las manos y le cante la verdades a Marruecos que ha dejado sin hogar, en tierra, de nadie a esta gran luchadora.

PÁJARO DE CHINA dijo...

Tus entradas son de una coherencia implacable.

Quiero decir, también, aunque toquen y acaricien el dolor, que son una preciosura. No ceden, no transigen, no se cansan, no se travisten, no se inclinan, no trafican, no se callan. Ejercitan la resistencia como una pulsión vital.

Y que derrames tus comentarios como poemas en cada casa por donde pasás (como la mía), poemas que brillan como piedras talladas por la tierra, es de una generosidad extraordinaria.

Es un lujo y una dicha haberte conocido. Y si blogger se subleva y se come otra vez mi comentario, lo escribiré hasta que te llegue, una y otra vez.

Te abrazo muy fuerte, Vik. Con muchos besets.

Viktor Gómez dijo...

Querido Iosef:

qué cerca te siento,
nos sentimos cerca
los extranjeros, todo
poeta es un exiliado.

gracias por tus palabras

Ojalá cada granito de arena
lleve bajo su mínimo peso
una semilla de posibilidad
para contrarrestar el avance
del Desierto.



Un abrazo grande,

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Querido Iosef:

qué cerca te siento,
nos sentimos cerca
los extranjeros, todo
poeta es un exiliado.

gracias por tus palabras

Ojalá cada granito de arena
lleve bajo su mínimo peso
una semilla de posibilidad
para contrarrestar el avance
del Desierto.



Un abrazo grande,

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Amiga, nada que iguale la fuerza creativa y la belleza de verdad que emanas desde la palabra expuesta
con tal natural y arriesgado pulso.

Este poema de Begoyna
tiene varios puntos sobre
los que valdría la pena
detenerse, respirar y con
fuerza en los pulmones cantar
bien alto, bien alto.

Un beset

Víktor