lunes, 21 de diciembre de 2009

Un poema inédito de Víktor Gómez

Brian Smith

.

.

.

desierto de la ocasión del borrado (no más allá) círculo de la cerilla breve destierro en marzo no por los ríos inmóviles: −la helada orilla que se quiebra el peso no soporta del errante− el poema tampoco avanza paticojo

cercos del habla huecos que pisan los linces y la ventisca obstruye de restos desperdicios y cosas ya sin nombre

perdidos aparte de nadie los hijos de la arena el sueño que hila mundos y el perdón la angosta senda del zigzag hacia...

.

.

Víktor Gómez, un poema de

Detrás de la casa en ruinas

.

.

.

.

.



12 comentarios:

Mar dijo...

la angosta senda del zigzag hacia tu espalda que ya restaurada vuelve a ser camino para esa poesía paticoja que anda brincándonos a los ojos...

(precioso poema, Viktor)

Viktor Gómez dijo...

Mar:

Gracias por tu hermoso y raudo comentario. La verdad es que este texto es de finales del 2008 o principios del 2009, ya no recuerdo. Es, en cualquier caso un de los 33 que componen DETRAS DE LA CASA EN RUINAS y que editará ED. AMARGORD en mayo 2010.

Tu empatía y proximidad lectora animan, no sólo a mi espalda, sino a todo este armario de amigo que te saluda este lunes frío como el marmol. Ahora, en el crepitar de las palabras, un lunes más amable.

Un beset

Víktor

alfaro dijo...

Muchas veces el paisaje interior confluye con el exterior, y al unísono avanzan en zigzag..., la incógnita es el dónde, quizá por el temor a nombrarlo, quizá preferimos la incógnita de lo inombrable.
Texto para pensar y girar con él.

Viktor Gómez dijo...

Alfaro:

Ojalá yo supiera, pero es más bien que no sé y desde ahí, en ese vértigo y frontera, zigzageo.

Y no es que prefiera la incógnita de lo innombrable, si no que en esa confluencia de lo interior con lo exterior lo que intuyo o percibo no me dá para aseverar apenas casi nada. Lo que lleva a un seguir buscando, a un dinamismo, a un merodeo, ya no solo, pues es como lector, que se mira, se gira, se avanza...

Agradezco, celebro tu visita, Alfaro y es buena ocasión para desearte un final de año con tu gente, felicitario y un 2010 venturoso y amable.

Un abrasso,

Víktor

Arturo Borra dijo...

Movimiento interminable: no podría ser de otro modo. O búsqueda sin término, en un desierto. La arena cubre lo visto, borra los círculos que dimos sin sospecharlo, la circularidad tantas veces que nos fue ahogando, en esa errancia donde hay frío de orilla, donde no se avanza, no linealmente, sino a fuerza de zigzaguear y topase con los cercos del habla, no para saltarlos (eso sería muy fácil, si tuvieramos piernas para hacerlo), sino para intentar rasgarlos, arrancarles alguna palabra, y seguir hacia un lugar que no conocemos, seguir hacia lo que no tiene fin.
Un fuerte abrazo,
Arturo

Viktor Gómez dijo...

Querido Arturo:

Me ganaste en la relectura, en la aproximación, en la dialógica réplica.

Un abrazote

Víktor

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor... deja un tiempito más este poema en escombros que quiero leerlo con calma y comentarlo. Espera al menos hasta la tarde en que estaré en casa y con una taza caliente entre las manos me detendré como corresponde.

Un abrazo grande.

Laura.

Este poemario tiene mucha materia.

Viktor Gómez dijo...

Así será, Laura. En la morosa correspondecia, desde las relecturas y en un tiempo sin otra ley que el tú con el tú, bajo palabras de honor y concordia.

Un beset

Viktor

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor: ahora sí. Regreso después de la re-lectura, eludiendo cualquier comentario apresurado, atendiendo esa necesidad de asentamiento de la lectura poética. La borra del café, lo que queda en los ojos como en el fondo de una taza.

"no por los ríos inmóviles: −la helada orilla que se quiebra el peso no soporta del errante− el poema tampoco avanza paticojo"

esas orillas que se quiebran y no soportan el paso del caminante, se necesitan corrientes, una lengua viva y vibrante en la que pueda acontecer el poema. Sin cercos para el habla.

"perdidos aparte de nadie los hijos de la arena"

siempre esa orfandad latente en todos tus poemas, Víktor y las ruinas como única heredad. Detrás de la casa en ruinas puede comenzar la reconstrucción con la argamasa del perdón, angosta senda que lleva al corazón del bosque.

Precioso poema de un libro que tiene una buena espesura para perderse,

Te dejo un fuerte abrazo,

Laura,

kokotera dijo...

yo también te dejo un fuerte abrazo y un millón de besos, querido amigo, con el deseo y las ganas de verte pronto, y el recuerdo imborrable de tu presencia, tu amistad y tu generosidad...
REKETEMUAKSSSSSSSSSSSS de elo

Viktor Gómez dijo...

Querida Laura:

Parecerá mentira pero es que uno no puede responder sino cuando el corazón y esa argamasa de la reconstrucción del diçalogo, de la casa del compartir, es factible. Nadie mejor que tú ha ahondado en este bosque de lo balbucido, en estas ruinas del pensamiento, del ahora. ¿Quién habla? posiblemente huérfanos. Es por tu relectura como también se me revela lo escrito, lo indeciso o aún diciéndose y que tiene por un dolor incesante, la boca prieta y pequeña, las sílabas rotas, rozando los guijarros y las ramas frías, deshaciéndose en la noche.

Con los abrazos uno acoge esta poesía del menudeo, este cantar para los que en el círculo del fuego tribal, en la casa de los extraños van posibilitando los vinculos y protegiendo de las inclemencias hibernales.

Hubo daño y hay persecución. No hay olvido, pero si perdón. Y todo por hacer. Detrás de la casa en ruinas es un poemario en la diáspora, en la esperanza casi de superar el derrumbe del siglo XX sobre nuestro presente, un intento de seguir concertando en palabra y atención a los que aún buscan paz y justicia, indisolubles, a los que creen en los hogares, en la familia humana, en el hogar "mundo". Un hogar por reconstruir. Pero no sé como. Ni me planteé todavía como. Aún estamos en la perplejidad de los desastres y en la urgencia de desescombrar.

Claro es que con Mar Benegas, Alfaro, Arturo, Eloísa Otero, tú y otras y otros tantos la esperanza es acción y es presente.

Y hay unas poéticas en fuga que dan cuenta, humildes e incansables, de ello.

Un beset

Tu Víktor

Viktor Gómez dijo...

Querida Eloísa:

Si que hay muchas ganas de verse. Me supo a tan poco los 2 días de León.

Nos veremos como tarde el 4 y 5 de febrero de 2010 en Valencia. Tú,Ildelfonso, Rafa Saravia y otros amigos y amigas coincidiremos en unas jornadas sobre "Poéticas en fuga" junto a Eduardo Milan, Chantal Maillard y Olvido García Valdés. Mejor te cuento por correo,

un abrazote,

Víktor