domingo, 3 de octubre de 2010

NOCHE PRIMERA, de José Ángel Valente


. . . .

..
.
-¿El lenguaje se ocupa sólo de sí mismo?-

No en Valente, quien, de alguna manera
a través de su poesía expuso la ligazón entre
cuerpo y alma, entre palabra y con-moción
de una manera tan abisal, que sólo quien
lea con la integridad del ser conectará con
su posibilidad dialógica.
Noche primera exige al lenguaje humildad
y desnudez, porque al fondo, en lo más íntimo
del ser humano, temblor desnudo, humilde
nómada, la sed que convoca y la sombra que visten
son apenas avatares de lo innombrable. Y lo
innombrable, verdad y fin, un movimiento
entre la compasión y la nada. Lo inconcluso
y un tú en alerta. Alguien viene, que ya estaba,
que no hemos olvidado, que tiene respuestas,
que no habla.

Víktor Gómez
-
-

José Ángel Valente, en su casa en Almeria
.


. . , .

NOCHE PRIMERA
.
.

Empuja el corazón.
quiébralo, ciégalo,
hasta que nazca en él
el poderoso vacío
de lo que nunca podrás nombrar.
. .
Sé al menos,
su inminencia
y quebrantado hueso
de su proximidad.
- .
Que se haga noche. (Piedra,
nocturna piedra sola.)
. .
Alza entonces la súplica:
que la palabra sea sólo verdad.

-
.- ,
J.A. Valente

No hay comentarios: