viernes, 9 de diciembre de 2011

JOSE ÁNGEL VALENTE: LA IMPERTINENCIA DEL TIEMPO DEL ESCRITOR

... Agosto de 1914. Frente Oriental. Rusos observan un bombardeo.
.
9 DE FEBRERO DE 1991.  En el diario de Kafka hay unas cincuenta líneas sobre la primera guerra mundial. Pocas semanas después del comienzo de la guerra escribe <<La colonia penitenciaria>> y comienza El proceso.
.
Durante la guerra Joyce escribe la primera parte del Ulises.
.
El tiempo del escritor no es el tiempo de la historia. Aunque el autor como persona humana pueda ser triturado por ella.
.
.
.
*
.
Vive con tus poemas antes de escribirlos.
Sé paciente, si son oscuros.
Tranquilo, si te provocan.
Espera a que cada uno se realice y se consuma
con un poder de hablar
y un  poder de callar.
.
.
Carlos Drumond de Andrade, + 1987
.

Sánchez Robayna, Andrés.
.  
.
Extractado del libro José Ángel Valente Diario anónimo (1959-2000) Edición de Andrés Sánchez Robayna para Galaxia Gutenberg-Círculo de lectores.
.
,
Reseñas al libro,
 .
de José Luis Gómez Toré, ésta misma 
y aquesta otra de  Santos Domínguez Ramos.

.
y en prensa:
.
aquí.
acá 
acullá  

4 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Con tu permiso, mi querido Viktor, te robo unos versos para compartirlos.

Lo que dice Carlos Drumond de Andrade ha puesto las palabras precisas a mi pensamiento.

Un beso!
Ame

sergiogomezgarcia dijo...

La mejor política, una poética. Toda poesía es política, crea una manera distinta de hablar sobre el mundo y, por tanto, de mirarlo.
Sin embargo, cuánto de indefensión y de rabia hay en esa afirmación. Parece que el tiempo histórico y el tiempo del escritor transcurran a ritmos distintos aunque se solapen.

COLECTIVO POETAS dijo...

muy bien, Amelia, todo tuyo. Ganas de verte. Estupendo tu libro, que cogí al pasar por Librería Primado esta semana.

Un beset

Vik

COLECTIVO POETAS dijo...

Sergio:

quizá lo que ocurra es que se pueda dar cuenta de lo sucedido antes que de lo suceciendo o lo por suceder (presente inmediato) y en cualquier caso, el tiempo del escritor siempre es un tiempo fuera del tiempo, pues de otra manera sus textos serían fósiles o pecios cuando en realidad están vivos en cada relectura, y son al ser leídos (completados) renacidos, resignificados.

Con todo, ese tiempo del escritor, de ser tiempo de honestidad y coraje, siempre estara mirando al mundo, al otro, con ojos compasivos, mirará la historia (lo que no se ha escrito) con "ira y con amor" y tratará con su poética de estar en el mundo con la dignidad y no contra la dignidad (suya o de los otros).

Gracias por dejar tu huella,

Un abrazo grande,

Vik