miércoles, 21 de marzo de 2012

JUAN CARLOS MESTRE: AQUÍ HAY OTRA ESCRITURA

.
.


 




























.
.
Llueve, llueve sobre las cúpulas bruñidas por el beneficio,

sobre los estandartes empapados por la usura del comercio llueve,

llueve sobre los muros del Pontificado y los altares de lo Absoluto,

todo el día llueve bronce sobre las campanas, sangre sobre las espuelas,

llueven monedas de oro sobre el árbol de los abstinentes,

llueve saliva de óxido sobre la teogonía de los metales,

sobre las estatuas fundidas con la brevedad de los hombres,

llueve sobre las llagas barrocas de la fe y sobre la corona de espinas,

sobre San Sebastián según un modelo de Bernini atravesado por el acero,

llueve la polilla del psicoanálisis sobre las negras sotanas,

llueve en las afueras del hombre y en las cercanías del otro hombre que va en él,

llueve sobre una mujer, la lluvia deja de ser lluvia, la mujer deja de ser mujer,

llueve sobre lugares húmedos y el agua de los estanques favorable a la peste,

llueve sobre los puentes y sobre el jardín en la casa de las prostitutas,

llueve sobre los muchachos amenazados por el resplandor de la velocidad

y el reclinatorio de los que van a morir a la edad de los príncipes.
.
.
.

Aquí hay otra escritura, aquí amor y pájaros góticos contra la solemnidad del eco,

aquí las viejas semillas, la madera de cruz plantada por la mano del romano,

el burgo erigido hace ahora dos mil bajo las estrellas que inventó Copérnico,

el mausoleo en cuya avaricia vive predestinada Roma, desvalida y esclava,

el déspota que huye hacia otra ciudad que no existe en un caballo de hierro.
.
.
.

Este es el lugar donde el escéptico le da la mano al inmoral

y llamo inmoral a aquél que carece de la virtud de reconocerse en el otro,

el insumergible en su mina de talco, el que ejerce la jerarquía como innato derecho

y construye su tormento sobre la escoria de otros,

el obsesivo en la negación de los actos ajenos,

el impostor que muta, el himno con el que se alaba lo que se desprecia,

la cautela ante el gozo.
.
.
.
Hablad voces de la decrepitud, hablad bajo los párrafos inciertos

del que padece memoria,

lo que bajo las costillas del puente dedicado a la memoria de Umberto Primero

es escritura de la gran cloaca romana,

allí donde la deformación de la belleza conduce el pensamiento

del hombre a la embriaguez,

donde la persistencia de la hermosura abre su ojo de cíclope y extravía a los

adúlteros por un paisaje con niebla.
.
.

Juan Carlos Mestre