sábado, 10 de marzo de 2012

SALIR ILESO, de RAÚL NIETO DE LA TORRE


.

entre la vida y la muerte, acaso eso efímero y leso, la consciencia de estar siendo, la necesidad de ser contra lo absurdo, lo banal, la existencia desafecta, tediosa, desamada: salir ileso // raúl nieto de la torre escribe contra la desutopización y la clausura del deseo y va con cierta lentitud no forzada sumando al esfuerzo de "pulir versos" con-versar y disentir de las pautas rígidas de lo uniforme apático // el sexo como evangelio el cuerpo como resurrección la amistad como sacramento la libertad como gramática el vino de las complicidades contra la amargura: salir ileso // raúl nieto de la torre seducido por el tú escribe desde la certidumbre de los límites desmigando el yo en preguntas, sospechas y acertijos // caballito de ajedrez, un hombre que encajara los golpes, un niño y su proyectada sombra adulta por los pasillos oscuros de una gran casa, la mano abierta, una mala dentadura: salir ileso // amar, amar, amar contra lo oscuro: salir ileso: // "amor: tú no te pongas bragas, déjame al menos esa luz encendida"//
.
.
Víktor Gómez
.



.
.
..





















.
.
.
Las manos
.
.
¿Por qué las manos
encierran un secreto
cuándo se abren?



.
.
.
.
.

.
.
.

Comprender el mundo
.
.
Acaso hubiera un Dios meticuloso
y usara dos palillos para modificar el destino de las
................personas corrientes
como lo hacemos tú o yo
al comer shushi.
.
.
El tenedor y los palillos:
he ahí bien distintas formas de comprender el mundo;
y no es cuestión de hambre sino de táctica,
pues allí donde el tenedor penetra con sus púas,
los dos palillos aprisionan.
(Quisiera yo saber
si no tendrán algo de mágico e incomprensible
más allá de su gran utilidad.)
.
.
Acaso hubiera un Dios
y uno pudiera preguntar directamente,
y uno supiera las respuestas.
Entonces yo sería yo
y el tenedor y los palillos
no serían más que eso: objetos, utensilios
con que llevarse alimento a la boca.
.
.
.
Raúl Nieto de la Torre
Madrid, 1978, poeta y escritor, se licenció en filología hispánica por la UAM y doctoró en la misma universidad con una tesis sobre Luis Landero.
Publicó en el 2006 Zapatos de andar calles vacías y en el 2008 Tríptico del día después.
En el 2004 publicó la novela La memoria de los espejos.
Ediciones Vitruvio en mayo de 2011 ha sacado este brioso SALIR ILESO, con un tranajo artístico resuelto en una docena de cuidadísimas fotografías de Rubén Nieto de la Torre cuya poética autónoma se injerta en el libro y junto a los textos hibridan una experiencia estética dialógica singular.

.
.
Abajo, el ventilador:
.
.





















.
.
Raúl Nieto de la Torre es, además, un hospitalario anfitrión de artistas y escritores, a los que dispensa desde su casa la más formidable de las acogidas, propiciando así otro modo de compartir la poesía de la acción y la acción artística. Clandestinas tardes noches se juntan en torno al vino y la escritura, en torno a la cerveza y las artes plásticas, en torno a la sed y la música, un día impredecible, para que suceda el acontecimiento que es en el mejor de los casos, la experiencia poética compartida, la comunidad imposible.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.