miércoles, 19 de septiembre de 2012

EL CABRERO: PORQUE NI EL PASTOR NI EL AMO ERAN GENTE DE FIAR

.
.
.

Una recomendación del poeta Enrique Cabezón, que anima a retomar el blog, vayan ustedes a saber porqué, vayan ustedes a saber...
.
.
.

.
.
.
.

De niño no me gustaban
los libros ni la sotana
ni salir en procesión
era tan desobediente
como el viento de poniente
revoltoso y juguetón.
Yo en vez de mirar pal cielo
me puse a medir el suelo
que me tocaba de andar
y no seguí al rebaño
porque ni el pastor ni el amo
eran gente de fiar.
Empecé haciendo carrera
por atajos y vereas
muy estrechas para mi,
y decían mis vecinos
que llevaba mal camino
apartao del redil.
Como aquel que calla otorga
y aunque la ignorancia es sorda
pude levantar la voz
más fuerte que los ladríos
de los perros consentíos
y que la voz del pastor.
Siempre fui esa oveja negra
que supo esquivar las pieras
que me tiraban a dar.
Y entre más pasan los años
más me aparto del rebaño
porque no sé adónde va. 
El Cabrero