domingo, 2 de septiembre de 2012

WILLIAM CARLOS WILLIAMS: PARA DAPHNE Y VIRGINIA

.
.
.

PARA DAPHNE Y VIRGINIA


El calor huele a madera de boj
            cuando una ráfaga de aire
                      nos despierta
y enciende nuestros pensamientos
              sin vida, y los trae de vuelta
                            a una vida donde
dos mujeres agonizan:
¿qué es, si no, vivir y respirar?
               Dos mujeres jóvenes.
El olor a boj
            es olor de lo que
                        cada una de ellas
comparte con la otra
             y que yo también
                                   por separado comparto.            

.
.
.
.















.
.
.

Sé paciente mientras me dirijo
            a ti en un poema: no existe
                         medio mejor.
La mente
              vive ahí. Es incierta
                         y puede engañarnos, dejándonos
medio muertos. Pero en recursos
                  ¿qué cosa puede
                              igualarla? Nada. Sin
sus alas estaríamos
            perdidos, no podríamos
                           escapar.

La mente causa nuestras angustias
       pero por ella podemos empezar de nuevo. Ah,
                   y algo más,
que se escapa:
        un mundo femenino, con barreras que impiden
pensarlo. Un mundo nuevo
              no es más que una mente nueva.
                          Y mente y poema avanzan
Juntos. Dos mujeres jóvenes, para
                           hacerlas caer en la trampa,
olor a boj,
           para detenerlas y atarlas
                     mientras la mente hace su labor.


.
.
.
.

















.
.
.

En lo que respecta a los hombres
            todas tienen el mismo destino
                        y siempre hay uno
que, como yo,
             las ama;
                          que ama a todas las mujeres, aunque
se descubra, frente a ellas,
            como cualquier otro,
muchas veces confuso.

Tengo dos hijos,
            casados con estas dos mujeres,
                y que, como ellas, viven
aparte
             en un mundo de amor.
                          ¿Notarán también ellos el olor
                          del boj
en el fuego,
           enfrentados, como están, al mundo
                    femenino, al cual
no tienen acceso
          a causa del olor que los arrastra
                          y les cierra la entrada?
En la familia tartamudeamos hasta que,
             medio enloquecidos,
                         acertamos finalmente a hablar.

.
.
.
.






















.
.
.


Ya no soy
        un hombre joven.
                          El amor me estorba. Es
un amor menos
              fuerte que el
                            de un muchacho pero,
como este olor a boj,
             más penetrante, infinitamente más
                         penetrante
y en ese sentido irresistible.

Hay, en el tenso
        toma y daca
                    de la vida en
                   pareja,
algo que no es la misma tensión,
           algo más, que la hace
                       a un lado
y la supera,
            algo que busca elevarse
                        y ser
libre. No somos carboneros
          sobre las ramas peladas
                      con un gusano en la boca.
El gusano está en nuestro
             cerebro, y nos concierne
                         más que la comida de nuestra
prole: busca trastocarnos el
             pensamiento
                           y arrojarlo
a los diarios o a cualquier sitio.


                       Hay, en resumen,
una contra-tensión,
         nacida del impacto sexual,
                        que lo sobrevive,
en consonancia con la luna,
            y que insiste.
                       Y hay más,
desde luego.
Las mujeres
                       No están solas
en esto. Al menos
              mientras este olor curativo se extienda
                           bien pueden escribirse unos versos.

Alojados en esta granja vieja
             en el campo
                         desayunamos en la terraza
donde hay un olmo.
            Detrás, los arbustos,
                         descuidados. Ahí,
en su jaula,
            para que no se como el jardín entero,
                          vive un ganso que
nos mira
               ladeando
                              la cabeza.
Un viejo y callado compañero
           que no escribe poemas.
                      Cuando hace buen día nos
sentamos aquí mientras los pájaros
                  vienen y van.
                               Una pareja de petirrojos
construye su nido
             por segunda vez
                        en la temporada. Contra su propia
razón, los hombres
             hablan de amor a veces, sin importar
                           que sean viejos. ¿Qué más pueden
hacer? Es eso
              o mirar un ganso gordo
balancearse y chapotear,
ruidoso, en el fango
de su estanque.

WILLIAM CARLOS WILLIAMS
LA MÚSICA DEL DESIERTO (Lumen, 2010)
Traducción al castellano de Juan Antonio Montiel.

1 comentario:

El Toro de Barro dijo...

Yo no se escriben poemas así, tan de largo recorrido. Los hai-ku y los hay-Kai nos han hecho abominar de los campos abiertos. Hay que reconocerle a este poeta el haber llevado a pulso este poema, hasta arrastrarnos por él, hasta engullirnos por su boca. Tú sí que haces una labor descomunar por la poesía, Viktor...