viernes, 1 de junio de 2007

PENSIERI (1837): TEMER LA MUERTE, DESEAR LA VEJEZ


"Aunque os veis privado de la facultad de estudiar y de creer en el futuro -escribe Vicenzo Gioberti, en una carta dirigida a Leopardi en 1831-, ya habéis fundamentado suficientemente vuestra gloria. Esta opinión mía se ha visto confirmada al leer la última edición de vuestros "Cantos". Esta obra se busca aquí y es leída con ardor por los jóvenes y por todos aquellos que están capacitados para pensar y sentir"


PENSAMIENTOS
*

La muerte no es un mal, porque libera al hombre de todos los males y, al mismo tiempo que los bienes, le quita los deseos. La vejez es el sumo mal, porque priva al hombre de todos los placeres, dejándole el apetito hacia ellos, y porque lleva consigo todos los dolores. Sin embargo, los hombres temen la muerte y desean la vejez






*




*






Nada existe más raro en el mundo que una persona habitualmente soportable.




*




*






El modo más seguro de ocultar a los demás los confines del propio saber es el no rebasarlos.




*




*






Es curioso observar cómo casi todos los hombres que valen mucho tienen maneras sencillas y que, casi siempre, las maneras sencillas son tomadas por indicio de poco valor.






*




*




El hábito silencioso en la conversación place y es alabado cuando se conoce que la persona que calla tiene las dotes necesarias, y pasión, y aptitud, para hablar.


LL
LL

GIACOMO LEOPARDI (1798-1837)

1 comentario:

Ana Maria Espinosa dijo...

Muy buenas citas las que en esta
mañana nos dejas, buenísimas.

Sólo no estoy muy de acuerdo con
que: "El hombre desea la vejez",
más bien, siempre quiere, al menos,
estar bien, fisicamente. Porque hay genios,
cuyos celebros están muy vivos
hasta que el envejecimiento neuronal se presenta, inexorablemente,
como es a la naturaleza humana.

Por ello, el hombre desea mantener
esa lucidez intelectual y a ser posible, que no lo es, no envejecer.

Feliz viernes y fín de semana.