jueves, 13 de diciembre de 2007

Un café de madrugada y

----
---

----
---
--
--
---
--
¿Qué dices?

Digo que ha florecido la noche
y que tu muerte es mentira

---

Víktor Gómez

----------------

--

--

10 comentarios:

Velocet dijo...

Esto se ha merecido una sonrisa :)

Por cierto, en la parte de html, si pones < br/ > (junto), te hace un espacio ;)

Viktor Gómez dijo...

Gracias, Velocet. En cuanto vaya para Granada, tienes una caña convidá.

Puede ser pronto.

Tu Víktor

(si me oye Lu, me canea)

Velocet dijo...

Jajaja

En absoluto, aquí invito yo!!

A.Querejeta dijo...

"Y que tu muerte es mentira.
Y lo es siempre
mientras hundes tu vida en la mía.
Tu muerte es mentira
y lo es siempre
que estoy contigo"

Tu corta y genial poesía acabó inspirando unos versillos. Aunque no lo parezca paro bastante por aquí. Con esto de los exámenes algunos estamos todo el día con prisas.

Un saludo.

Viktor Gómez dijo...

Velocet:

Venga, tú la primera.

Un abrazote.

Viktor

Viktor Gómez dijo...

A. Querejeta:

¡¡ Qué regalazo !!

Gracias, compa. Bueno y rebueno.

Te debo una.

Y claro, esta es tu casa, puedes entrar, salir, pasear, decir, callar...

De los exámenes y otras torturas legales hablamos pasadas las fiestas, ¿vale?

Un abrazote,

Tu Víktor

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

... y la madrugada
me dará un golpe en los morros,
despertando también mi realidad,
de que estás muerta y viva a la vez.

Precioso Vik.

Viktor Gómez dijo...

Compa d'Arles:

De que manera más empática tres versitos, casi un poema, han facilitado vuestra generosa vibración.

Gracias, lo que más puede agradecerse es que la escritura anime a otras escrituras a entrecruzarse, a releerse y con/versar.

Un gran gran brazo, abrazo, zote,

Tu Vik

en tierra de nadie dijo...

Amanecerá
y descubriremos
razones para seguir vivos.


Inspirador, Viktor. Muchos te consideramos maestro.

bss nocturnos

ETDN

Viktor Gómez dijo...

ETDN:

Anoche hablamos de la poesía y los límites de la consciencia, de la sensibilidad de los suicidas, de la locura y el construir una poesía en el riesgo propio de la obra y claro, también, la vida. Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni, Silvia Plath, ¿qué les movió a dar un paso sin retorno a lo desconocido, fuera de la existencia?. También Van Gogh y otros tantos artistas, a veces depresivos, pero no creo que locos en el sentido que popularmente se le da a este termino, sino extremadamente lúcidos, sobrehumanamente inteligentes y agudos.

La noche lleva a hablar de desaparición, las sombras caen sobre la ciudad y todo se rodea de una profunda oscuridad, de un silencio helador. Entre poetillas ibamos desgranando la imposibilidad de saber. Saber porque se resiste o se salta al otro lado de la noche, a la noche tras la noche.

Aunque anoche no lo dije, ahora lo digo:

"Digo que ha florecido la noche
y que tu muerte es mentira."

Y lo digo, amiga, no por un racional e inexpugnable saber, sino desde la curiosidad e ignorancia (muletas de mi con/versar y re/visar con palabras) que se abren en el descampado al diálogo con lo no comprensible, lo no ocupado ni poseible.

Desde ese, ¿qué se yo?, desde mi propio, ¿qué dices? que lanzo constantemente a la vida, al destino, a las perdidas y fugas, los abandonos o desapariciones, los exilios, las errancias, los desquicios. Desde ese "qué dices" el poema dice y dejo que se dibuje en el papel. Y ojalá supiera hacerlo medianamente bien. Al menos, transcribir lo que importa de manera que por sus formas fueran memorables (vamos, que se recordasen con agrado y facilidad). Ojalá, pero qué lejos aún de esa gracia de la escucha, de la "summa escucha", de la escucha transcriptora.

Ahora tú, amiga, y quien quiera releerlo, qué pregunte, que diga o calle, que avance, gire, salte o desaparezca.

Un beset diurno de sábado, con más sueño que vergüenza, desde el curro, desde esa insomne travesura de haber cruzado la noche con amigos en rebeldía con las normas, los descansos, las banderas blancas, los apabullados costumbrismos,
un beset diurno con la lentitud del espía de la noche.

Tu Víktor.