jueves, 13 de marzo de 2008

ANTONIN ARTAUD: El teatro sin poética es nada.

---
----
No podemos seguir prostituyendo la idea del teatro, que tiene un único valor: su relación atroz y mágica con la realidad y el peligro.

Antonin Artaud




---

---



El teatro actual está en declive porque por un lado ha perdido cualquier sentido de la seriedad y por el otro el de la risa. Porque se ha alejado de la solemnidad, de lo directo, de la hiriente efectividad- en una palabra del Peligro. Por ello ha perdido el verdadero sentido del humor, y el poder anárquico, fίsico y disolvente de la risa. Porque se ha alejado del profundamente anárquico espίritu que constituye la base de toda poética.


Antonin Artaud,

traducido por Pilar Ruiz

4 comentarios:

Jesús Ge dijo...

Me gustaría dejar un comentario que subrayara lo que dijo ya Artaud, pero no encuentro mejor descripción de cómo está el teatro actualmente.
Lo siento.

Anónimo dijo...

Antonin Artaud dixit:

"Quisiera hacer un libro que perturbe, que sea como una puerta abierta con acceso a un lugar al que nadie hubiera consentido en ir; una puerta simplemente conectada con la realidad."

Acaso sólo pueda uno distinguir dos clases de realidad (ambas reductoras por inabarcables); aquella que los grandes místicos han balbuceado al intentar hablar sobre lo inefable, y esa clase de realidad (en sentido kantiano) que sólo el ser humano construye. Cabría añadir aquí que esta clase de "realidad" la construimos todos nosotros cada día. Que lo que "habita" en nosotros, tiene también su morada en el exterior. O dicho de otro modo: que el mundo de la vida no es si no el reflejo de mi interior. (Y ahora póngase "teatro" de la vida donde dice "mundo", y tal vez comprendamos ese declive del que hablaba Artaud).


Un saludo

Novato(res)

Viktor Gómez dijo...

Jesús:

Tu lectura y complicidad en este teatro virtual y en el real teatro de la vida diaria son un gran acompañamiento.

Gracias,

Un abrazote,

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Novatores:

Aguzo el mirar, detengo el aire en mis pulmones para expulsarlo lentamente. Y asiento tus palabras. Aún más:

Un tercer mundo hay entre lo que vivimos cotidianamente y lo real imposible de catar, de abordar, de vivir. Es el medio. Un lugar que nos corresponde y desde el que entrever, entrevivir y entresoñar en contacto inextricable con el misterio y camino por la precisión del lenguaje del mundo y sus laberintos.

Un abrazote

Viktor