jueves, 27 de marzo de 2008

ANTONIO MARTINEZ I FERRER: El grito del oasis

Antonio Martínez i Ferrer. EL GRITO DEL OASIS. Prólogo de Antonio Méndez Rubio. Ateneo Obrero de Gijón, Gijón, 2007. Seleccioné el primer poemas y los dos últimos. Y dejo palabras del prologuista, Mendez Rubio, sobre esta obra:

" Una poesía que, al menos en una de sus posibles lecturas se concibe como una exploración y extremación de la crisis del mundo, del mundo como vivencia de la catástrofe." Antonio Méndez

Es sin lugar a dudas un grito. Encierra belleza la triple forma de sus voces y el sugerente diálogo, entre agónico y combativo, desde el que nos interpela esta poesía social, humanísima, arriesgadora de su vital resistencia a los desconsuelos y abusos de los canallas.

Víktor Gómez


-2006-


Palestina, Líbano, Irak


La voz escoje un tiempo

para escarbar

dentro de sus angustias.


Tres encuentros

entre los escombros

de la ignominia.


Tres lados del vómito.


Tres lados de la angustia.


Tres lados de la indiferencia,

en medio de un océano

de holocaustos.


*


*



¿nadie pedirá cuentas

de tanto crimen?


Que será de los niños.


Los de arena.


Los de barro.


Los de asfalto.



*


*


Recojeré el futuro

y lo esconderé

en el olvido de un sueño hermoso.


En la mañana siguiente,


con desvergonzado atrevimiento


me vestiré de primavera

para tí...




El grito del oasis.
A. Martinez i Ferrer
Ed. Ateneo Obrero de Gijón.


4 comentarios:

Nocturna dijo...

La humanidad entera, DEBE pedir las cuentas de todos esos crímenes.
No respetar el derecho a VIVIR, es algo imperdonable.

Demasiados seres duermen actualmente en sus ensoñaciones banales desvalorizando, continuamente, las vidas de "los otros".

Sin embargo, apuesto a un mundo "con ojos abiertos"...
Ojalá falte poco para que se despierten.

Y aplaudo los versos críticos de Antonio Martínez, él intentará despertarlos a través del Arte.

Viktor Gómez dijo...

Completamente afín.

Gracias por el brazo y abrazo solidario, compa.

Tu Viktor

Ana Espinosa dijo...

El título ya lo dice casi todo
pero una vez dentro de su grito
te contagia de una gran ansia e importante necesidad de justicia.

Antonio condensa todo el horror
en sus breves versos
para remover conciencias y nunca renunciar al pecado del olvido.

Un abrazo enorme para ambos.

Viktor Gómez dijo...

¡Qué fuerza!

Antonio es un Titán en tierra de Olímpicos Beligerantes y Desalmados.

Un beset, Ana.

Viktor