miércoles, 9 de abril de 2008

BLANCA VARELA: Dolor peruano. Frío: memoria del mundo: decir la verdad de uno que en todos tiembla. Salirse de la foto para abrazar a un niño.

---
---


-------
----

El falso teclado

--
----
toca toca
todavía tus dedos se mueven bien
el dedo de la nieve y el de la miel
hacen lo suyo
nada suena mejor que el silencio
nuestro desvelo es nuestro bosque
aguza el oído como una hoz
a trillar lo invisible se ha dicho
para eso estamos
para morir
sobre la mesa silenciosa
que suena


*
*
*


De El Libro de Barro
----
El lugar bajo el árbol, huyendo del sol. Mirando a los dioses borrarse en el muro y a los hombres sangrar en el libro de barro. Sal en los labios y en los ojos la memoria desollada aproximándose a la ausencia ejemplar.

Entresueño bajo el árbol, en el paraíso desierto del vientre lastrado de visiones.

Miembros en flor. Pies de cinco manos, estrellas crucificadas y la testa que cruza la red como un astro instantáneo en el juego del ocaso.

Camino a las islas los pájaros no cantan. La historia de la historia es el mar. Ola sobre ola, plegándose.
Blanca Varela

7 comentarios:

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Víktor, mira en qué jardín te has metido por escribir como lo haces y contestar todas nuestras dudas más existenciales.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

por cierto, magnífico poema de Varela, me encanta de siempre.

Carla Badillo Coronado dijo...

Varela es una de las mías.
Abrazo fuerte mi querido Viktor.

Velocet dijo...

De ambos textos me quedo con el primero. El segundo me ha dejado... indiferente. Del primero me quedo con esa sencillez que siempre me ha fascinado de todo esto, cómo tan poco puede hacerte levantar una ceja y abrirte una brechita.

Abrazos desde Graná :)

Viktor Gómez dijo...

Nuria:

Mil gracias por dejarme un hueco en el hermoso jardín de tu pensamiento.

Tu Viktor

P.D.: Varela es canela fina.

Viktor Gómez dijo...

Carla:

Otra afinidad involuntaria. otro invisible y muy real lazo.

Estamos en un círculo, en un nomadeo, en una excentridad hermanada, Carla.

Tus visitas pues, son un volver a esa casa común que es este blog.

Tu Viktor

Viktor Gómez dijo...

Velocet, amigo, poeta, en Granada hoy relampagueará mi abrazo.

Feliz de escuchar y compartir la poesía de Blanca.

Entiendo lo que me dices sobre el primer poema. Y del segundo, qué decir?. Cada uno somos movidos por unas pulsaciones imprevisibles a menudo y nos lleva el gusto personal.

A mi ambos textos me interpelan y sacuden. Quizá el primero más.
Más rapidamente, creo.



Un abrazote,

Tu Viktor