jueves, 1 de mayo de 2008

BERTOLT BRECHT: Si duraramos para siempre


---

--

----

-----


Cuando pienso qué debiera ver, escuchar, sentir de un poeta vivo hoy me vienen a la cabeza los versos de Brecht. Su inapelable veracidad. Su belleza formal y su rebeldía necesaria ante la barbarie de un mundo fragmentado, convulsionado, sin rumbo.


Veo, escucho, observo a los que hoy se dicen poetas, escritores, intelectuales. Y me cuesta, me cansa la vista, tanta falacia y tanta estulticia. No porque no hayan poetas, sino porque no les dejan espacio, lugar, para que se desarrolle la circuntancia del hecho poético, de la crónica de nuestro tiempo.

Paseando esta tarde me venían unas palabras para mí incomprensibles salvo porque las memoricé. Si, la memoria es la acción justa, también, del poeta.

No se alemán, pero la edición bilingüe me permitio durante un tiempo silabear en mi mente "Dauerten wir unendlich..."


Víktor Gómez



----


Si duraramos para siempre
todo se transformaría
pero como somos finitos
queda mucho como era.


-----

-----


Dauerten wir unendlich
so wandelte sich alles
da wir aber endlich sind
bleibt vieles beim alten


------

------


Y yo siempre he pensado que las palabras más sencillas
deben de ser más que suficientes. Con decir lo que está pasando
a cualquiera se le tendría que romper el corazón.
Que te vas a pique si no sabes defenderte
de eso sin embargo tú mismo te darás cuenta.


-----
-----


Und ich Dachte immer: die allereinfachsten Worte
müsen genügen. Wenn ich sage, was ist
mub jedem das Herz zerfleischt sein.
Dab du untergehst, wenn du dich nicht wehrst
das wirst du doch einsehen.

---
----


Bertold Brecht
Poemas del Lugar y la circunstancia
Ed. Pre-textos

2 comentarios:

Nuria dijo...

No sé a quién descubrí primero si a Brecht o a Weil. Los adoro a amobs. Gracias por traerlo

Viktor Gómez dijo...

Simone Weil es una mujer increible. Su vida y sus escritos, casi inagotables. Con Brecht completa un círculo asombroso de compromiso, inteligencia, creatividad, reflexión y crítica que nos interpela con fuerza aún y siempre todavía.

Coincidimos ahí también.

Un beset

Viktor