viernes, 31 de octubre de 2008

Dos Inéditos de Ana Mª Espinosa

---
---

En el blog de Ana María Espinosa, Ecos del columpio, podemos desarrollar y poner en tensión nuestra percepción estética, plástica, poética del mundo a través de los autores y obras que a la poeta jerezana más interpelan. Eso es aquí. Pero es en su pequeño cuadernillo de escritura vital y de caligrafía rápida, de tachadura y estallidos de palabras que quedan en su secreto, donde mejor podemos escuchar del enigma que toda poética, que todo poeta verdadero es y dibuja. Un habla, una densidad, entre la precisión y el misterio que le gusta decir a la ínclita Ana Pérez Cañamares. Los textos que no emergen de Ana son peces mistéricos, transitan aguas en temblor que protege convenientemente la autora, para que la luz no los deshaga, para que la voz no hiera.
Con el tiempo, algunos maduran en pájaros emigrantes. Van del ser al papel, a la red, a las lecturas complices. Otros siguen su acuática búsqueda de los pecios últimos. De un naufragio voluntario salvamos dos textos. Ahora, estos dos inéditos son de todos. Gracias, Ana.

Víktor Gómez



Para Anne Sexton



Qué dulce puede llegar a ser una mujer
y qué frágil el ave que se rompe en su cuello.
La noche acuchilló el desfiladero blanco
de tu cintura abierta.
Cuán melancólicamente en la belleza
desdibujas, cruzas océanos
y cuánto aliento escapa sin saberlo
por las estrellas mansas que te nacen
de los grises abismos de las venas.


***





¿Nos hundimos al intentar salvarnos de nosotros mismos?

No sé si esta escalera ha de quebrarse en su tramo último
o si los cuerpos caerán exhaustos en las sombras de sus peldaños.

No puedo vomitar pájaros si la nieve hiela las ramas,
si la ausencia de primavera ha culminado su rincón amargo.

Olvido para calmar la sed pero tanto olvido, llaga.

-----

Ana Mª Espinosa
Jerez de la Frontera

2 comentarios:

Laura Giordani dijo...

Qué hermosos poemas de Ana nos has dejado conocer, Víktor. Es un placer enorme leerla. Me gusta mucho el tono que veo en estos dos poemas:

"Olvido para calmar la sed pero tanto olvido, llaga"

Su voz acaricia, lacera los olvidos con mucha suavidad, como es ella.

Un abrazo fuerte y gracias!


Laura

Ana Espinosa dijo...

Víktor:

Como siempre es un lujo estar en este espacio. Te agradezco tu tiempo, el cariño con que me escribes.

Laura:
Gracias por tus palabras, acercan, calientan.