viernes, 7 de noviembre de 2008

EDUARDO MOGA: entrevista en Revista de Letras


Desde el blog de Agustin Calvo García, Poesía Visual y otras poesías, llego a una entrevista jugosa al poeta Eduardo Moga. Y rescato dos preguntas que son claves para entender el antioficio que Pavese defendiera con su vida, que Ungaretti llevara a la esencialidad o que Méndez Rubio nos llevará a un no-lugar para la libertaria posibilidad de ser hombre. No se si respondería así Agustin Calvo, pero leída su poética que abre los poemas que seleccionó para las afinidades electivas, descubro una calidad del ser de palabras, que me hace detenerme y replantearme urgencias, escenarios, acciones innecesarias, perdidas y dádivas, morosa re-escritura, creatividad y compromiso. valga pues de contrapunto esa poética de humilde razón:
Poética
Hay una distancia tan sumamente grande entre lo que quiero y lo que consigo que estoy por borrar letra a letra todo lo que he escrito hasta este instante.
Agustín Calvo García
Y vayamos ya con las respuestas empáticas de Eduardo Moga.
Víktor Gómez


Eduardo Moga
(fragmento de la entrevista)
-----

¿Qué le pides a un poema como lector?


Que me sacuda, que me emocione, que me haga vibrar. Para Huidobro, un poema es un incendio. Breton reivindicaba una belleza convulsa. Pound defendía el voltaje de los versos. En todo eso creo. Aunque preciso que la emoción tiene muchos órdenes: no es sólo sensitiva; puede ser también intelectual. Un poema reflexivo, que ahonde en los pliegues del pensamiento, que bucee en la gestación y desarrollo de la razón, o que se aproxime a la realidad con una perspectiva analítica, e incluso científica, puede también transtornarme.



Y, cómo autor, ¿qué les pides a tus poemas?


Lo mismo: emoción, latido, arrebato. Una emoción que, de nuevo, se puede construir con muchos materiales y con muchas herramientas, entre las que la potencia y la precisión del lenguaje, la persuasión de la música y la subversión de los referentes se me antojan las más relevantes.




Leer entrevista completa, AQUI

1 comentario:

Jenni dijo...

Gracias Víktor, no conocía la página. Como siempre un placer que nos hagas descubrir estas cosas.
La interconexión abre fronteras.

Un beso