sábado, 8 de noviembre de 2008

YUPAICHANI. Carta abierta a la generación de Carla Badillo











CARTA ABIERTA


Antes de llegar, llegando, antes de irse.
A Carla Badillo,
que sigue llevando todas las razas en sus bolsillos.


-----------

"Waranka, waranka kari warmikunami kanchi, juyayay, mana pipash sarunkachu"
"Somos millones de hombres y mujeres ¡carajo¡ y nadie nos pisoteará"

----
----


ERA una sonrisa sin E.R.E. (*)
No era mi sandalia descosiéndose,
mi melena oscura de día verdadero,
ni mis manos ni el volcan de ojos
quebrados en mis manos. Lo que fue
tres veces en una
suficiente inclinación sobre las niñas
que como yo
tendrán que desnudar la historia
con cinceles de poesía
para poder ser en los tiempos que trae
sobre sus cansados brazos
una madre molida a palos.

Voy aprendiendo, hija de todas las razas,
que este caminar ha trenzado
mis venas con todas las selvas y bosques
de un mundo pequeño,
incomprensiblemente sujeto
a la ficción de las fronteras y los miedos.

¿QUIEN encarcelará a la niña que llevo
en mi hombro,
al pertinaz hombre que llevo en mi vientre,
a la hecatombe de obreras y licenciadas
que por mis uñas
saltan hacia los siete pilares de la supervivencia?.

No era, no, la sandalía que rota llaga el pie.
Ni la canícula diurna que la noche templó.
Es, hermana inquietud,
la benigna sombra de un beso,
el sol que lo galopa, la canción de los desesperados
el verdadero alimento
de mi irreversible nomadeo por "Las Geografías
del desorden". (**)

-------------------- ¿CAUTELA?

Todavía no, pero será. Ahora es el tiempo que
enhebrado de osada y femenina consciencia
como una madre molida a palos
lleva en sus brazos
el cuerpo pequeñito y sin fronteras
de nuestra Tierra.


... desde tan larga orfandad, los que empiezan
a sumar su esfuerzo
en la gran molicie maquínica,
y los que afuera
-su desaparecida pubertad es desierto-
evitan las fuerzas del orden
y evitan las mafias del crepúsculo urbanizado,
tienen en tu Impetu
el cordón umbilical que alimenta
su precariedad.

------------------------ ¿Invisibles?
Quiera que no sean invisibles
un bebe en el basural
unos niños con el pegamento,
los jovenes "espadas" del parque móvil,
las bandas, los vecinos, las jubiladas,
las asalariadas y las callejeras,
los parados, los imparables, los discapacitados,
las enfermas, las universitarias, las mágicas,
los desocupados, los tullidos, las preocupadas.

No, no es la espalda lo que se oxida.
Ese dolor lo aguanta una mujer ecuatoriana
sin pávulo.
No, no es tan sólo la pavura de los escombrados
en rutinas asfixiantes,
ni las maltratadas ni las empequeñecidas.
Es, juventud que deviene,
es vuestra diferencia la que aviva,
la que alimenta
la que injerta entre mis venas y el mundo
la palabra y el beso.

Mujer en tierra firme pregunta: ¿sin cielo es todo Chihuahua
o Atacama?. Un cielo se ve desde Cochamba
que los huérfanos -quisiera
subirlos a todos a mi grupa-
no tocan aún.

No, no son pasos lo que vine dando.
Son besos. Esperanza
de que todo es ahora responsabilidad
de nosotras y vosotros,
juventud que deviene,
amado pueblo mío de todas las razas.


Yupaichani.
Yupaichani.
Víktor Gómez


(*) E.R.E. = Expediente de Regulación de Empleo
(**) Las Geografias del desorden = ver aquí












-----
CARLA BADILLO DIXIT:

No quiero tener nada que ver con su revolución si no puedo bailar en ella" Emma Goldman. "Me niego a vivir en el mundo ordinario como una mujer ordinaria. A establecer relaciones ordinarias. Necesito el éxtasis" Anais Nin. Soy amante de mi tierra, la que se extiende sin límites hasta llegar al infinto. Quitu es mi cuna, como lo fue para la Quilago, para las tres Manuelas y para tantas guerreras anónimas. Como lo es para mucha gente que aún esboza una sonrisa con la triste letra de un yaravi andino (kitu, ciudad de paradojas), que no es tan triste comparada con los "monstruos de mil cabezas" que nos miran desde arriba. Camino justo donde muere la tarde y donde empieza el despojo de burdas reprimendas...escribiendo con luz testimonios de una vida fragmentada, intentando unirlos con mi pluma y con mis cantos. Soy la circunstacia, las lágrimas lejanas y la lucha que no muere. Advertencia: soy insomne por decisión propia, terca, anacrónica, despistada y con instintos un poco salvajes. Lo más probable es que en mi vida pasada haya sido cantante de boleros en una cantina.

2 comentarios:

Alicia Martínez dijo...

Víktor: ¡¡¡Me ha gustado muchísimo, muchísimo! Hablamos ahora.

Viktor Gómez dijo...

Bueno, una impronta es eso, un pequeño atropello. Este nació temerariamente, sin pensar, cayendo desde no se sabe que ceja (la izquierda, creo) hasta ese pequeño hueco que bajo la mano va acumulando mis pulsaciones.

Ya tenemos aquí a Carla Badillo.
Ahora empieza la aventura de lo real.

Mañana, si, mañana hablamos.

Un beset

Víktor