martes, 23 de diciembre de 2008

CARLOS DRUMOND DE ANDRADE: RESÍDUO

Resíduo, poema de Carlos Drummond de Andrade, en la voz de Paulo Autran.
(duración 1:21 segundos) . Esto me viene por la lectura del blog de Uberto Stabile.
Cuando un viajero nos cuenta sin cuento las cuentas de su corazón, lo extiende como
un mapa, nos deja ver la tela y su hilatura, la tinta y su temblor, resuelvese a vivirlo
por su cuenta y carencia éste que os invita y comparte una de las mejores poéticas
americanas (norte, caribe y sur) del S.XX. Un mínimo presente cargado de esperanza,
coraje y palabra vivaz. Vale la pena escuchar el breve video en lengua originaria
de la mejor música y la más libertaria condición. Abajo puse traducido el texto.

Víktor Gómez








Residuo


De todo quedó un poco.
De mi miedo. De tu asco.
De los gritos reiterados. De la rosa
quedó un poco.
Quedó un poco de luz
captada en el sombrero.
En los ojos del rufián
de ternura quedó un poco
(muy poco).

Poco quedó de este polvo
del que tu blanco zapato
se cubrió. Quedaron pocas
ropas, pocos velos rotos
poco, poco, muy poco.
Pero de todo queda un poco.
Del puente bombardeado,
de dos hojas de césped,
del paquete:
vacío: de cigarrillos, quedó un poco.
Pues de todo queda un poco.
Queda un poco de tu mandíbula
en la de tu hija.

De tu áspero silencio
un poco quedó, un poco
en los muros irritados (enfadados)
en las hojas, mudas, que trepan.

Quedó un poco de todo
en la fuente de porcelana
dragón partido, flor blanca,
quedó un poco
de arruga en tu frente,
retrato.

Si de todo queda un poco,
entonces ¿Por qué no quedaría
un poco de mi? ¿en el tren
que lleva al norte, en el barco.
en los avisos del periódico,
un poco de mí en Londres,
un poco de mí en algún lugar?
¿en la consonante?
¿en el pozo?
Un poco queda oscilando
en la desembocadura de los ríos
y los peces no lo evitan,
un poco: no está en los libros.
De todo queda un poco.
No mucho: de una canilla
cae esa gota absurda,
medio sal y medio alcohol.
salta esta pata de rana.
este vidrio de reloj
partido en mil esperanzas.
este cuello de cisne,
este secreto de infancia...

De todo quedó un poco:
de mí; de ti; de Abelardo.
Un cabello en mi manga,
de todo quedó un poco;
viento en mis orejas,
simple eructo, gemido
de víscera disconforme,
minúsculos artefactos,
campanilla, alvéolo, cápsula
de revólver... de aspirina.
De todo quedó un poco.
Y de todo queda un poco.
Oh abre los vidrios de la loción
y aspira
el insoportable mal olor de la memoria.
Pero, de todo, terrible, queda un poco,
y bajo las olas ritmadas
y bajo las nubes y los vientos
y bajo los puentes y los túneles
y bajo las llamaradas y bajo el sarcasmo
y bajo la saliva y bajo el vómito
y bajo el sollozo, la cárcel, lo olvidado
y bajo los espectáculos y bajo la muerte escarlata
y bajo las bibliotecas, los asilos, las iglesias triunfantes
y bajo tú mismo y bajo tus pies duros
y bajo los goznes de la familia y de la clase,
queda siempre un poco de todo.
A veces un botón. A veces una rata.

Carlos Drumond de Andrade

6 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Citaría el eco de sus palabras, que se han dejado sentir a modo de oleaje. Entrañas de superficie que apura en sus cortezas. Un recorrido que baña la memoria. ¡Que pulcro poema! Y que mal acostumbrados nos tienes Víktor. Una selección que se disfruta.

Nos veremos pronto, algún Jueves, algun nuevo evento, alguna excusa.
Que pases buenas fiestas con los tuyos
Feliz Navidad

Yoni Melavo dijo...

Pienso lo mismo que este hombre. Es así, un poco.

Que te resulten leves estos días.

Un abrazo.

Joan Martín dijo...

Feliz Navidad y a seguir haciéndole el contrapeso a la banalidad, por ver si algún día se desliza hacia su propio y vacío lugar. Menos mal que hay tantos espacios, este tu blog, uno, donde la superficialidad ha de batirse, sin remedio, en retirada.

Viktor Gómez dijo...

Miguel:

Es el estar en ese caudal
y dar cuenta de lo bueno
que ajeno y propio dialoga.


Gracias, compa, por compartir
tiempo y persona y agrandar
la posibilidad de dicha a éste
nómada de las palabras.

Espero nos veamos pronto,

Cuídate bueno,

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Yoni:

Una afinidad involuntaria
que celebramos, compa.


Un abrassso findeañero,

Víktor

Viktor Gómez dijo...

Joan:

Tienen tus palabras algo de medicina antigua. Cuando vienen
su presencia sana y relaja.
Tienen la solvencia de la bondad
y la liviandad de la música.
¿Son abrazos o caligrafías?
Tienen tus palabras esa naturalidad
y desnudez de quien sabe compartir
de quien no espera halago
ni rechaza los dones, de quien
cree que todo es posible o imposible
según la constancia, esfuerzo,
paciencia y generosidad conectada
que cada uno sea capaz de canalizar.

Tienen tus palabras mucho de medicina antigua...

gracias,

Viktor