viernes, 19 de diciembre de 2008

EL PEZ MISTICO de Nuria Ruiz de Viñaspre


(una muestra mínima de un poemario esencial)


Víktor








---


El pez místico


I

EL pez místico cayó en tierra.
Agua primordial filosófica
era su morada en cruz,
pero descendió a este suelo nuestro
dejándolo vacío y roto.
¡Qué hallazgo de esqueleto
hallé en este ser tan equívoco!
¡Qué hermética su materia
fijada en el ancla de mi vida!
¡Qué inequívoca declaración de amor!




VI
Hay cosas ocultas a sí mismas.
Así que casi humanas tal vez pudieran revelarse en nosotros.
Pero nuestra ignorancia es tanto más excepcional.
Se está más caliente junto a los animales.
V. Holan

NADAS en la matemática de mis ideas
pero no tienes brazos ni tienes piernas.
Alargado tronco coloreado cubierto de escamas.
No lo sabes aún, pero tus células son mi color,
tu atea columna mi dorsal cordón
y tus aletas filosóficas mis oídos.
Ahora puedo escuchar tu grito,
tu grito más escéptico.
Es alentador tu grito -confortadora presencia-,
religiosamente alentador.




XV

Lo que ahora nos rodea
algún día nos caerá encima
V. Holan

¿TANTO te pesa el agua?
Siempre moviéndote
en tumbados mundos,
como si se te hubiera caído
todo el espacio encima.
El horizonte es tan plano
que tu revolucionario cuerpo
sobreviviría con un techo
a tan sólo tres metros de tu escama.






Nuria Ruiz de Viñaspre

2 comentarios:

Nuria dijo...

Salta algo de ti en ese pez. En sus comienzos. En cualquier caso mil gracias por la mención

Viktor Gómez dijo...

Querida Nuria:

con palabras que hayan dado
el ser en aguas y no luz
tocaré arena o piedra y dará
el signo razón suficiente
que en pez y música se oyera
que en música y no luz abrasa.


Tu Víktor