viernes, 19 de diciembre de 2008

LUIS CERNUDA: los exilios del deseo y la realidad

Para tu siervo el sino le escogiera,
Y absorto y entregado, el niño
¿Qué podía hacer sino seguirte?

El mozo luego, enamorado, conocía
Tu poder sobre él, y lo ha servido
Como a nada en la vida, contra todo.

Pero el hombre algún día, al preguntarse:
La servidumbre larga qué le ha deparado,
Su libertad envidió a uno, a otro su fortuna.

Y quiso ser él mismo, no servirte
Más, y vivir para sí, entre los hombres.
Tú le dejaste, como a un niño, a su capricho.

Pero después, pobre sin ti de todo,
A tu voz que llamaba, o al sueño de ella,
Vivo en su servidumbre respondió: “Señora”

Luis Cernuda
De Con las horas contadas, 1950-1956.

Fuente: Artes poéticas.



-¿Cuál debe ser, Cernuda, la posición del hombre de letras en la actualidad?


-Sería mucha presunción en mí decidir acerca de eso. Todo lo que puedo decirle es que el escritor debe ser fiel a sus convicciones e ideas: estéticas, morales, políticas, y no tratar de venderlas por el plato consabido de lentejas. Verdad que ese riesgo es pequeño, ya que quienes disponen de dichos platos, para venderlos a cambio de convicciones ajenas, prefieren tratar con quienes no tienen ningunas.


-Sin embargo, sí se da el caso de quienes ocultan sus convicciones, con tal de no perder posiciones y que su "modus vivendi'" no sufra ninguna resquebrajadura... He conocido escritores que fueron revolucionarios en su juventud, los cuales, al llegar a la madurez (?) abominan de sus antiguas ideas y las consideran como lejanos pecados juveniles... ¿No prefiere que rumbemos hacia temas menos áridos? ¿Cuál es su concepto actual sobre la poesía?


-Mi concepto actual de la poesía se lo pueden indicar mejor mis versos actuales. Estimo preferible esta respuesta práctica que una teoría. Porque las definiciones de la poesía, por acertadas que parezcan, siempre son dadas desde el punto de vista particular en que se coloca el poeta, y un poeta nunca es toda la poesía. Lo que sí quiero decirle (porque eso acaso no se deduzca tan prontamente de mis versos actuales como de otros más antiguos) es que siento y percibo la poesía como una fuerza hostil que actúa sobre mí y sobrellevo, unas veces con gusto, otras con disgusto, no sólo al tratar de expresarla en mis escritos sino en casi todos los actos de mi vida. Su presencia la reconozco contra mí desde mis años primeros y ha dispuesto siempre, a pesar mío, de mi vida.


(Extractado de una entrevista (1955) al autor, AQUI)





Como los erizos, ya sabéis, los hombres un día sintieron su frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya sabéis, como en los erizos.


¿Qué queda de las alegrías y penas del amor cuando éste desaparece? Nada, o peor que nada; queda el recuerdo de un olvido. Y menos mal cuando no lo punza la sombra de aquellas espinas; de aquellas espinas, ya sabéis.

---
Prólogo a Donde habite el olvido

4 comentarios:

Yoni Melavo dijo...

Leída la entrevista completa.

Nunca me ha entusiasmado Cernuda. Mejor dicho, nunca me ha gustado, o me ha gustado muy poco.

Un ejemplo: al contrario que a él, me encanta el ingenio poético porque es un recurso natural del poeta...Y me parece muy necesario para la poesía actual.

Pero claro, no todos están dotados de ingenio poético. Él no lo está, y, además, no estuvo muy en el mundo que es de todos y para todos.

Nicanor Parra, por ejemplo, sí sabe hacer uso del ingenio poético, porque lo lleva consigo.

Mientras que en otros casos, como el de Cernuda, el intento de utilizar ese recurso hubiera acabado en fracaso.

Lo ideal es que cada cual diga como mejor sabe según sus características, ¿no crees lo mismo?

Un abrazo.
Yoni Melavo.

Viktor Gómez dijo...

Yoni:

Cómo este blog no es de crítica y contracrítica, sino un abrir mi casa, mi biblioteca, mis experiencias lectoras
para que se pueda leer
lo que a mí me resulta beneficioso o digno, recojo tus palabras
y las guardo, sin compartir
el criterio en esta ocasión. Divergir. Ahí estamos.

Otra cosa es tu última manifestación, con una pregunta cerrada impulsada.
Formulada así, evidente que a nadie le podemos pedir más de lo que es o sabe hacer. Medir eso es complicado a veces. Impreciso. Porque por ejemplo, yo puedo creer que lo que mejor hago son rimas y resulta que donde tengo más aptitudes y fuerza es en el microrrelato.

Bueno, Yoni. Gracias por tu tiempo y lectura.

Un abrazote

Víktor

Yoni Melavo dijo...

Bueno, yo te he comentado lo poco afín de la sensibilidad Cernudiana a la mía. Y me he centrado en lo que él contesta respecto al ingenio poético, pues me chocó que fuera tan tajante.

Evidentemente, no tengo duda de que, a pesar de ello, es un poeta de mucha calidad, pero de los llamados generación del 27 me llegan otros mucho más que él.

En cuanto a mi pregunta y tu respuesta, sí que estamos más afines tú y yo, pues creo que podemos pasarnos toda una vida completamente equivocados.

Por eso, yo disparo y disparo poemas amparados en diferentes recursos. Lo intento... Para mí que muchas veces el poema tiene más fuerza que yo, aunque algunas veces-pocas-consigo sacarlo de mí con la misma fuerza con la que me entró.

Un abrazo.

Viktor Gómez dijo...

YONI:

A mi de la Generación de 27 también hay otros poetas que me llegan más o que he releído más.

De tu veracidad en el impulso creador, de tu poner todo en un texto ya ví en tu blog que es clave, que es huella. En ese caminar inconcluso nos vamos cruzando y releyendo, compa.

Un abrazote

Víktor