martes, 16 de octubre de 2007

ENRIQUE FALCON: nido en la trinchera

-
--
-
-
-
--

Hay un pájaro enorme
habitando en mi cabeza,
un pájaro inaudito
de venas y caballos asustando la tarde.


Enrique Falcón
------
---
----
--
--

2 comentarios:

Mainumby dijo...

Lo que hay detrás de cada palabra de Falcon es indescriptible, incluso luego de que deja de escribir; en el espacio en blanco, en ese suspiro colgado...


Un abrazo!!!

Viktor Gómez dijo...

Asi lo siento yo también. Es un poeta raíz, más que radical. Se hunde en la vida y en los otros, aquellos que bajo la gran avalancha de tierra y estiercol quieren enterrar los despiadados, los sátrapas. Sus raices son alas, escribe con la ira y el amor del condenado a ver a los suyos esclavos del olvido, del abandono, de la tortura, del expolio.
Besa las mejillas del desesperado y camina a ras de suelo sabiendo que la claridad viene de lo alto (como recordara Claudio Rodriguez) pero que luz precisa grietas para atravesar el muro de la impasible violencia y del rencor genocida.

Todo lo que diga será menos de lo que su poesía-vida-palabra-generosidad pueden hacer brotar en un lector paciente, lento, insumiso.

La poesía es forma y en Enrique Falcón una extraña forma pertinaz y humana hasta descolocarnos, hasta desenfocar la mirada atrofiada, hasta hervir el agua sucia de los ojos de un mundo polucionado.

Gracias por tu visita y huella.

Un abrazote,

Viktor