viernes, 27 de junio de 2008

ANA PEREZ CAÑAMARES Y DAVID GONZALEZ: Por donde pasa la poesía

----------------ç




Mi poesía es una novia vestida de luto. Indaga en la naturaleza humana; en el hombre, en su conducta, hacia sí mismo, hacia los que le rodean y hacia el paisaje, el entorno social en que vive. Indaga en su comportamiento; en los aspectos que lo hacen más humano (amor, sinceridad, solidaridad,... ) pero, sobre todo, en aquellos que hacen que la novia haya enviudado sin haber tenido, siquiera, la ocasión de pasar antes por la vicaría. El hombre que mejor conozco soy yo mismo. En mis poemas, por tanto, el tema central no es otro que mi propia vida. Partiendo de esta base, practico una poesía narrativa, realista, autobiográfica, confesional, comprometida, marginal y detallista. Mis poemas cuentan historias. Escribo para limpiarme por dentro.

David González
("Novia vestida de luto", 2002)






POETICA (Ana Pérez Cañamares)
2 de Junio, 2008

Escribo porque mi madre no escribía; escribo porque no tengo jardín ni perro y vivo en un lugar sin mar; escribo porque mi voz y sus ecos me hacen compañía; porque soy un laboratorio y quiero difundir los resultados de mis experimentos; porque, siempre, después de analizarme, levanto la cabeza y observo dónde me coloca lo que he visto, y esto también tengo que escribirlo; escribo para decir “yo también” o para preguntar “¿tú también?”. Escribo para saber si tengo que perdonarme, pedir disculpas o exigir responsabilidades. Escribo para ser agradecida y también para cagarme en todo lo que se menea. Escribo porque sé hacer otras cosas, pero ésta es la que elijo y la que siempre me espera. Escribo para rescatar aquello en lo que quiero creer, lo que no puedo olvidar; para salvar mi voz del barullo. Escribo porque entiendo a Virginia Woolf, a Anne Sexton, a Sylvia Plath, pero yo quiero sobrevivir y seguir escribiendo. Escribo porque quiero que se sepa con qué fuerza lo intenté, y con qué fervor lo intentaron otros. Para hacer del fracaso un lugar habitable. Escribo para no dejarme invadir y colonizar. Escribo para ser la primera en acusarme de falsedad o hipocresía o cobardía, antes de que lo hagan los que se fortalecen acusando a los otros. Escribo porque no sé gritar sin quedarme afónica. Escribo porque una palabra precisa me aparta de la confusión. Escribo para llegar al lugar donde las dudas ya no son defensas ni huidas, sino brazos abiertos a los cómplices. Escribo porque a mi ansia de comprensión sólo la calma y la humaniza la constatación de sus límites. Escribo para encontrarle utilidad a las heridas. Para que mi hija conozca lo que no supe o no me atreví a explicarle a la cara. Escribo porque los momentos en que escribo nunca son iguales entre sí, y me salvan de la rutina. Escribo porque la belleza no sólo consuela, sino que es lo único que me permite mirar el dolor cara a cara. Escribo para que lo propio y lo ajeno se disuelvan. Escribo porque lo escrito es el disfraz más honesto y más cercano a la piel que conozco. Escribo para no dar nada por sabido.






Antoñita, David Gonzalez, Ana Pérez, el magnífico Antonio Martinez y Viktor


---




Por donde pasa la poesía. En mis vivencias como en mis lecturas y también y no menos importante en las "redes de la web 3.0" Hay poetas que hacen senda en su ir adelante. Es el caso de Ana Pérez Cañamares y David González. La suya es una laboriosidad fecunda y revulsiva, que anima a desperezarse, que enciende las arterias de fuego y palabra, que se alza en caminar por lo real, por lo libertario, por lo poético y asambleario, por lo fraterno y complice, por la decidida y aceptada estrategia de ser para los otros puente, canto, caudal, trinchera.



De sus blogs y de sus recitales se comprende y aprende a valorar la poesía como algo más que versar. Un conversar, un transversar que igual señala a los criminales y denuncia las tropelías de los puños invisibles del poder como besa y susurra a los que apuñalados o desaparecidos (Ej.: Raul Nuñez, poeta grande y pionero en España de una escritura de no ficción desbordada y que sobrepasó las etiquetas del realismo sucio para espaciar un estrecho y anginoso pasillo de poéticas peninsulares agotadas y previsibles). Pero que nadie se confunda. Estos generosos y corajudos poetas son sin otro epíteto o cliché, sencillamente, POETAS. Y por donde pasa la poesía peninsular, sin duda, aunque algunos que podrían no quieran reconocerlo. Dejé dos muestras mínimas pero suficientes de su escritura arriba. E invito a visitar sus blogs, porque desde ellos se abren las venas de la tradición otra. La no subvencionada. La imprescindible.

Víktor Gómez

Sus Blogs:

http://elalamadisponible.blogspot.com/



http://www.davidgonzalezpoeta.com/



http://enlatierradegoliat.blogspot.com/



http://davidgonzalezpoeta.blogspot.com/



5 comentarios:

Ana Pérez Cañamares dijo...

Víktor, como siempre, siento que tus palabras me quedan grandes. Pero gracias, es bueno tener un lugar grande en el que habitar...
Un beso, compañero.

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

Ana, David y tú, Viktor... todavía queda en quien creer.

Celebro su existencia!
Salud, compañero!

David González dijo...

¡Hostias, Víktor, hermano! Me deja sin palabras. ¿Cómo agradecerte no solo que hables tan bien de Ana y de mí? Uno se enfrenta mejor a los problemas de la vida cotidiana, al saber, tomar conciencia que hay por ahí personas como tú...Asi que solo puedo resumirte mi gratitud con dos palabras: Gracias, tío...

Viktor Gómez dijo...

HEMOS DE SER CONSCIENTES de nuestras posibilidades y límites. Y con todo, ser unidad de acción contra la infamia y contra la estulticia. Defender nuestra alegría y darse en el día a día en complicidad y trinchera, contra toda desesperanza y contra la imparable maquinaria deshumanizadora de este "tiempo herido". La verdad es que Ana y David son dos corajudos poetas, cuya capacidad y arte están al servicio de algo más grande y hermosos que ellos mismos, pero que les incluye. Como tú misma haces, compa, que no se nos escapa y por eso te admiramos y seguimos en silencio.

Es un deber de nuestro presente vulnerado "tomar partido por las cosas" que dijera Ponge.

Un beset

Viktor

Viktor Gómez dijo...

David, decía Eduardo Milan que había visto a poemas salvar personas sin que lo supieran las personas ni el poema. Pues yo he sido testigo y parte de eso gracias a compañeros como Ana y tú, o Quique y Antonio Mendez, o hermanos como Laura Giordani, Arturo Borra y Antonio Martinez, o camaradas como Matias Escalera.

En tu caso, triple es la gratitud y la herida que manas, compañero.

Y de lla bebemos y tras ella se atrincheran muchos que son anónimos y otros que vendrán y nunca conoceremos.

Apabulla tu humanidad, con sus grandezas y debilidades, con esa capacidad inaudita de seguir adelante, siempre adelante, abriendo trocha.

Un abrazo, David, muy grande, desde las tierras de Goliath.

Tu Viktor